OIT: Los trabajadores están cada vez mejor formados, aunque no siempre encuentran empleos idóneos

Lunes, 16 Noviembre 2015 19:50
Valora este artículo
(0 votos)

GINEBRA (OIT Noticias) – El nivel de educación de la fuerza de trabajo está aumentando en todo el mundo, pero el acceso a la enseñanza superior no produce una disminución del desempleo a nivel mundial, constató la 9.a edición de los “Indicadores Clave del Mercado de Trabajo” (KILM) de la OIT.

Según la última edición de los KILM, que forma parte de la base de datos central de la OIT (ILOSTAT ), sólo dos de los 64 países con datos disponibles registraron un incremento en la proporción de la fuerza laboral con estudios superiores en los últimos 15 años. Los mayores aumentos fueron observados en Canadá, Luxemburgo y Rusia.

Al mismo tiempo, se constató una caída en la proporción de la población activa con tan sólo un nivel de educación primaria o inferior.

“Esta es una evolución positiva para los individuos, ya que los trabajadores más instruidos tienden a recibir mayores ingresos y obtener mejores condiciones de trabajo”, declaró Steven Kapsos, Jefe de la Unidad de Producción y Análisis de Datos del Departamento de Estadística la OIT. “Pero también constituye un progreso a nivel nacional y mundial, ya que hay una estrecha correlación entre los niveles de educación de la fuerza de trabajo y los niveles nacionales de productividad del trabajo”.

No obstante, esto no significa que los trabajadores con estudios superiores tengan automáticamente mejores oportunidades de encontrar un empleo. Si bien en la mayoría de las economías de altos ingresos, es menos probable que los licenciados en educación superior estén desempleados, en las economías de ingresos bajos y medianos bajos, tienen mayores probabilidades de figurar entre los desempleados que los trabajadores con niveles de educación más bajos.

“Esto refleja un desajuste entre las personas cualificadas y el número de empleos disponibles que correspondan con sus competencias y expectativas y, si no se corrige, este desajuste podría frenar el crecimiento económico y el desarrollo”, declaró Rosina Gammarano, del Departamento de Estadística de la OIT.

Empleo juvenil y desigualdad de género

El informe KILM presenta además las cifras de la proporción de jóvenes que no trabajan, ni estudian, ni reciben formación (NiNi), uno de los indicadores propuestos que serán utilizados para supervisar la puesta en práctica del Objetivo 8 y de su meta específica sobre los NiNi de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible .

Los KILM muestran que los países donde aumentó el número de NiNi en los últimos años son todas economías de altos ingresos particularmente afectadas por la crisis financiera mundial, como Chipre, Irlanda, Italia, Grecia y España.

Por el contrario, los países que registraron la mayor disminución del número de NiNi son en su mayoría economías de ingresos medianos altos, como Bulgaria, o países de ingresos bajos, como Camboya.

Además, persiste la desigualdad entre hombres y mujeres en la mayoría de los países en desarrollo de los que se dispone de datos, con un porcentaje de mujeres jóvenes NiNi que, por ejemplo, supera el 40 por ciento en Egiptofrente a 17,3 por ciento para los hombres jóvenes.

Esta edición incluye cuatro indicadores que analizan directamente el vínculo entre la educación y los mercados laborales.

Los KILM son una herramienta de investigación multifuncional de la OIT, producida por el Departamento de Estadística, que consiste de datos nacionales sobre los 17 indicadores clave del mercado de trabajo desde 1980 hasta el último año disponible (vea “Otras conclusiones importantes”). Fue publicado por primera vez en 1999 y es revisado y mejorado constantemente.

“Esta edición de los KILM – parte de ILOSTAT – es particularmente pertinente en este momento cuando los estadísticos de los países y las organizaciones internacionales están en el proceso de establecer un sistema estadístico para supervisar la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados recientemente. Muchos indicadores KILM son buenos candidatos para formar parte del conjunto de indicadores que serán utilizados para medir los progresos en los ODS. Mejorarlos seguramente ayudará a proporcionar parámetros confiables para seguir su evolución”, declaró Rafael Diez de Medina, Director del Departamento de Estadística de la OIT.

Otras conclusiones importantes

  • La tasa media de desempleo en los 122 países con datos KILM comparables aumentó para pasar de 6,4 por ciento en 2007 a 7,2 por ciento en 2014.
  • El trabajador medio en un país de altos ingresos produce actualmente 62 veces la producción anual de un trabajador medio en una economía de bajos ingresos y 10 veces la de una economía de ingresos medios.
  • Sin embargo, las economías de ingresos medios registraron el más rápido crecimiento de la productividad a lo largo de los últimos 15 años.
  • El empleo en el sector manufacturero en las economías de altos ingresos disminuyó de 5,2 millones desde 2000, mientras que aumentó de 195 millones en los países de ingresos medios.
  • En 2015, a nivel mundial, 72 por ciento de los trabajadores están empleados en las economías de ingresos medios, 20 por ciento en las economías de altos ingresos y 8 por ciento en las economías de bajos ingresos.
  • El número de trabajadores pobres (que viven con menos de dólares por persona al día) disminuyó de 479 millones entre 2000 y 2015. Prácticamente todo este descenso tuvo lugar en los países de ingresos medios.
  • La 9.a edición de los KILM incluye las primeras estimaciones en absoluto del tamaño de la fuerza de trabajo (empleados + desempleados) en las diferentes categorías de ingresos, permitiendo determinar qué porcentaje de trabajadores vive en las economías de altos ingresos, bajos ingresos, ingresos medios e ingresos medios altos o bajos.
Modificado por última vez en Lunes, 16 Noviembre 2015 20:02
Inicia sesión para enviar comentarios