Resistir aunque el frío queme

Miércoles, 28 Julio 2021 20:08
Valora este artículo
(2 votos)

Cuando el viento golpea contra la carpa instalada en la enorme explanada de la Plaza 1° de mayo, Mártires de Chicago, el frío se cuela por todas partes y hay momentos que parece que todo se va a congelar. La carpa que levantó el Sindicato de Trabajadores de la Industria Química (STIQ) -en defensa de los puestos de trabajo y en rechazo al cierre de ALUR- resiste estoica el viento que impacta contra las lonas, hace lo que puede con las temperaturas extremas y también está preparada para afrontar los intentos neoliberales de exterminar todo lo público y estatal que esté a su paso.

Dentro de la carpa solo se habla del futuro. Casi no hay tiempo para detenerse en la histórica caravana que el STIQ realizó la pasada semana desde Bella Unión hasta Montevideo. Hay que pensar en soluciones y caminos posibles. A pocos metros de allí, dentro del majestuoso Palacio Legislativo, algunos representantes sindicales han podido establecer espacios de diálogo. Han sido escuchados. Se habla de posibles cambios en los artículos 155, 156 y 157 de la Rendición de Cuentas, que significarían la debacle para el norte productivo, para cientos de familias y pequeños establecimientos que viven si hay gente con trabajo que pueda gastar en el almacén o en la verdulería. De lo contrario, también ellos serán afectados y deberán bajar sus cortinas o en algunos casos, abandonar sus hogares y emigrar. 

En la carpa, las cajas de cartón parecen refrigeradas. La harina nunca se pareció tanto a la nieve. Entre tortas fritas, mate y algunos bizcochos que siempre alguien arrima, los dos turnos diarios de militantes transitan la jornada. Claro que el tercer turno, el de la noche, es el que sufre más el frío polar que atraviesa la capital. Para ellas y ellos, se preparan cazuelas o guisos de mondongo, matambre o lo que haya. De mañana y en las primeras horas de la tarde, es tiempo de diálogo y encuentros con legisladores de distintas bancadas.

Según explicó al Portal del PIT-CNT, Nicolás Lema, delegado general de la base ALUR de biodiesel y directivo del STIQ, por estas horas han recibido mensajes claros por parte de algunos legisladores de Cabildo Abierto que estarían dispuestos a dar la discusión política en la coalición de gobierno para que no se elimine la mezcla de biodiesel con gasoil. "En principio nos pensamos quedar hasta el viernes pero veremos cómo siguen las próximas horas".

Mientras Lema conversaba con el Portal de la central sindical, el resto de las y los militantes parecían inmóviles, observaban atentamente pero sin siquiera moverse, en tiempo congelado, con miradas escondidas detrás de bufandas de hombres y mueres repletos de abrigos y gorros y guantes. Todo es poco para mitigar el invierno despiadado del neoliberalismo desalmado.

"Tenemos ciertas esperanzas en que esto va a dar resultados y que ahora que el sistema político y la población tienen la problemática sobre la mesa, confiamos podremos revertir la decisión tomada por el gobierno hasta el momento. Claro que eso depende de las voluntades políticas pero nosotros estamos haciendo lo que tenemos que hacer", subrayó.

Según explicó Lema al Portal, en los encuentros con Cabildo Abierto se habló de soberanía y puestos de trabajo. Y en este sentido, ya en la primera de las dos reuniones desarrolladas hasta el momento, hubo planteos sindicales que encontraron eco y se tomaron como "argumentos de recibo".  

¿Y la prensa?

La carpa lleva dos largos días y dos eternas noches allí instalada en la Plaza 1° de mayo, frente al Palacio Legislativo. Están en juego miles de puestos de trabajo del sector productivo. Sin embargo, para la agenda mediática, la carpa ha quedado relegada a un lugar de invisibilización. "Hasta ahora no vino ningún medio de prensa, no han venido radios, ni informativos, ni nadie. Solo ustedes, el Portal del PIT-CNT". Lema minimiza el silencio informativo sobre un tema clave del país porque confía en que más temprano que tarde, la lucha paga. Con o sin prensa, con o sin cámaras. "La marcha sí tuvo muchas repercusiones, la gente salía a las rutas a saludarnos, en los pueblos y ciudades nos aplaudían, nos acompañaron , ahí sí estuvieron los medios del interior y acá a nuestra llegada hubo notas. Pero ahora estamos en otros escenario".

Contra un rincón, agazapadas y heladas de frío, Verónica y Valeria hablaron con el Portal y contaron que dejaron a sus hijos en sus casas para poder llegar hasta la carpa a transmitir el respaldo solidario. "Hoy por ti, mañana por mí. Acá estamos y así tiene que ser, con frío o calor, acá estamos". Florencia, una muchacha muy jovencita que se encontraba allí, va todas las mañanas. Trabaja en ALUR (Capurro) y dice que hay que pelear porque el futuro depende de ellas y ellos. 

Cuando comienza a caer la tarde, el frío recrudece. Algunos juntan sus pertenencias y se marchan para darle espacio y lugar a quienes llegan a pasar la noche. El invierno está envalentonado. Pero hay espalda y solidaridad de sobra. Y también, una persistente, comentada y muy tentadora promesa de cazuela y truco para esta noche.

Mañana será otro día.  

Modificado por última vez en Jueves, 29 Julio 2021 19:56
Inicia sesión para enviar comentarios