Gabriel Soto (AUTE): "El escenario represivo de la LUC apunta a los pobres"

Martes, 20 Julio 2021 21:21
Valora este artículo
(3 votos)

El próximo jueves 22, todos los sindicatos de los entes autónomos y servicios descentralizados, nucleados en la MSCE, realizarán un paro nacional de 24 horas, que incluirá una movilización desde la Plaza Independencia hasta el Palacio Legislativo, «enfrentando una brutal ofensiva que hay sobre las empresas públicas y los servicios».

Precisamente, en el marco de las movilizaciones de la MSCE, este martes 20 se instaló una carpa frente al Palacio Legislativo donde se realizarán diversas actividades de difusión, propaganda, talleres y charlas. Asimismo, la carpa sirvió como punto de encuentro y abrazo solidario de bienvenida -en la Plaza  1° de mayo- a la caravana de las y los trabajadores del STIQ y de la Coordinadora de Sindicatos Industriales que llegaron a Montevideo provenientes de Bella Unión, en defensa del proyecto sucro-alcoholero del norte del país.

Grabriel Soto, presidente de la Asociación de Funcionarios de UTE (AUTE),  dijo al Portal del PIT-CNT que hay un escenario de «hostigamiento, persecución y enchastre» hacia distintos dirigentes y organizaciones sociales. Alertó que muchos de los argumentos que están utilizando quienes pretenden defender y justificar la LUC «son falsos», especialmente cuando sostienen que si se derogan los 135 artículos «los violadores quedarán libres». Soto habló de las empresas públicas, los motivos del paro, el panorama actual del país y también se detuvo a agradecer la solidaridad que recibió de todo el movimiento sindical cuando los embates selectivos apuntaron hacia él.      

¿Qué lectura hacés de los distintos mensajes de odio en redes sociales hacia los sindicatos, las permanentes fake news y las sanciones a docentes en San José, entre otros casos que podríamos enumerar?

Primero que nada hay que decir que es un contexto muy difícil el que se ha creado y es muy preocupante. Nosotros rechazamos de plano todos estos ataques. Y no solamente me refiero a la situación que estamos atravesando nosotros, sino que rechazamos los ataques que sufre permanentemente nuestro compañero Fernando Pereira, con enchastres, con mentiras en las redes, es algo brutal. Ni hablar de la carga contra FENAPES inventando y agitando fantasmas, incluso creando comisiones investigadoras que son solamente propaganda político anti sindical. Todo este escenario es muy preocupante. También tenemos situaciones en las que el gobierno no ha dado todavía ningún tipo de respuesta concreta. Y me refiero a lo sucedido en Rocha, donde a los que estaban militando para recoger firmas por el referéndum eran objeto de seguimientos y operativos policiales. Hubo otros casos en los que la Policía llegó a pedir datos, hostigando con su presencia a grupos de personas que recolectaban firmas. Todos sabemos que el propio accionar policial, con su mera presencia es una cierta medida de presión. Si a eso le sumamos una clara persecución, el ataque y la búsqueda de 'pegarle' de distintas maneras a muchos militantes y dirigentes sindicales, entonces claramente está configurado un escenario de muchísima preocupación. Y si bien, el discurso dice que se trata de aumentar las garantías para el accionar policial, no es otra cosa que un escenario que abre las condiciones para la represión. Y la sociedad tiene que reflexionar que cuando hablamos de represión, muchas veces implica decisiones que no tienen vuelta atrás.

Todo este escenario está relacionado con los artículos que trataremos de derogar. Habrá referéndum, y nosotros discutiremos los contenidos que afectan a la sociedad. Además, por supuesto está la situación política del ajuste. Siempre a los ajustes y a los proyectos en los cuales hay una ofensiva del capital sobre el trabajo, siempre los acompañó un aumento del escenario represivo.

En la campaña hubo quienes apelaron al argumento que si se firmaba para derogar 135 artículos iban a dejar libres a los violadores. ¿Crees que bajo esa consigna se articula el aparato intimidatorio para defender la LUC?

Sí, aunque eso es una falsedad gigantesca. Es increíble que usen ese argumento que después la gente lo repite porque seguramente no está informada. En la campaña se vio mucho, del mismo modo que se dijo que quienes juntamos firmas por el referéndum, quienes estamos en contra de la LUC, como que no nos importara la seguridad. Y eso es falso, es una mentira gigante. Todos tenemos familia, a todos nos preocupan nuestros hijos, padres, hermanos, abuelos, todos queremos que exista seguridad. Por supuesto que queremos todos vivir en una sociedad donde el miedo a que te pase algo no esté presente. Todos queremos vivir eso. La discusión no es lo que queremos, sino cómo llegamos a eso. El discurso de corretear por ese lado, de que dejan a los violadores sueltos y ese tipo de cosa, es un discurso para generar miedo a la población y aparte es recontra falso. Quienes estamos en contra de esos 135 artículos -que están mal, que hay que sacarlos- lo que estamos diciendo es que esa no es la solución. Aumentar la represión y darle más herramientas represivas a la Policía nunca va a ser un escenario positivo para resolver el problema de la seguridad. Al contrario, va a traer mayores problemas de inseguridad. Y los que más van a sentir el problema no van a ser los grandes empresarios del delito sino que será el pobrerío, los trabajadores. Este escenario represivo no es por el delito, es por los pobres.

¿Cómo sigue la investigación administrativa de tu caso? Recordemos que para el presidente del PIT-CNT y un sinnúmero de voces sindicales, se trata de un ejemplo más de hostilidad hacia el ejercicio de la tarea sindical.  

Desde el punto de vista de lo que nos pasó, obviamente no hay ningún tipo de precedente en la historia reciente. De la salida de la dictadura para acá nunca había pasado una situación similar dentro de la UTE y realmente lo primero que tenemos que reconocer es que fue imponente la solidaridad. Me vi absolutamente desbordado de las señales, las declaraciones y la apuesta «a la orden» de muchísimos compañeros y compañeras. Fue muy fuerte la respuesta porque se entendió que obviamente lejos de ser un problema personal -tampoco es un problema solo de AUTE- es parte del escenario, recordemos que tenemos todavía 14 profesores separados de sus cargos por sacarse una foto en un liceo vacío. Estamos en esa situación complicada. De todos modos, estamos convencidos que si lo podemos revertir va a ser una victoria de todos los trabajadores y trabajadoras. También si lo perdemos, será una derrota para todos porque sienta un precedente grave. Porque acá hay que ser bien fino: acá lo que se está haciendo es una actividad legítima de posicionamiento contrario a lo que las autoridades están impulsando. Y ni siquiera hubo ninguna violación de ningún artículo de nada, no hubo proselitismo político sino que es en el marco de una actividad política, legítima garantizada en la Constitución y en la cual nosotros somos patrocinantes, que no estamos usando los canales institucionales de la UTE para hacer  propaganda política, sino que lo que hacemos es el legítimo derecho de una herramienta conseguida en el marco de una negociación colectiva para poder difundir los pensamientos y acciones que tiene un sindicato. En eso estamos cerrando filas. Sabemos que lo que está en juego es mucho más grande que AUTE. Tenemos confianza en que la propia situación y la solidaridad van a marcar la cancha y el directorio de UTE va a recapacitar.

¿En el plano administrativo en qué etapa está?

En este momento está en el Departamento de Jurídica. Obviamente el directorio viene aplazando resolución concreta pero sí fue solicitado al área jurídica de UTE para que se expida.

La MSCE y el conjunto de sindicatos del PIT-CNT plantean que se están movilizando en defensa de las empresas del Estado. ¿Crees que la población tiene información suficiente de todo lo que está en juego?

Es un tema clave el de la información,  yo creo que nos falta y en eso estamos haciendo el principal hincapié. Cuando hablamos del ingreso de personal en general y de UTE en particular, lo que estamos haciendo es decir en otras palabras, que no hay gente para poder cubrir servicios, para darle luz a las casas, y hay que ser muy claros y decir que esto no afecta del mismo modo a toda la población porque la caída de los servicios públicos empieza a deteriorarse en los sectores de menor ingreso para arriba. Los sectores de mayores ingresos, los sectores acomodados en este país siempre van a tener garantizado todo porque tienen los recursos y porque la legislación misma les da la prioridad para las inversiones y para la atención. Hoy llegaron los compañeros de todo el circuito de ALUR y estamos hablando que hay una zona entera del país que depende de lo que suceda con ALUR. Cuando se habla de ANTEL y Claro, de las tarifas y la competencia, lo que implica es que el Estado se va achicando, va perdiendo espacio. No solamente los servicios públicos van cayendo, sino que el Estado uruguayo cada vez tiene menos recursos para dar respuesta a sus problemas. Después decimos que hay que hacer escuelas, hay que atender a la educación, pero si no hay plata porque le dan todos los beneficios a los sectores empresariales, cuando el pueblo cuando tenga que reclamar algo, ¿de dónde van a sacar plata? El Estado uruguayo necesita las empresas públicas, eso es lo que hay que entender. Lo que está en juego es muy difícil de explicar, quizás la población le cuesta mucho más porque somos los sindicatos contra un aparato propagandístico mediático tremendo, que es contra lo que estamos poniendo ideas y por lo tanto nos cuesta. Pero vamos a seguir empecinados en esto, la actividad del 22 va en ese rumbo y seguro la población va a entender. Recientemente los compañeros de FFOSE ocuparon la planta de Aguas Corrientes por el derecho humano al acceso al agua potable. Los  compañeros de ANTEL vienen defendiendo la empresa pública a capa y espada porque las telecomunicaciones son algo estratégico para el país. Ni que hablar la energía eléctrica, los combustibles, la discusión del portland. Son muchísimas facetas que tiene todo esto que es necesario que la población entienda que esa infraestructura del cotidiano, del día a día, esa cosa que estamos tan acostumbrados a llegar a nuestra casa y prender una llave y que se prenda la luz, eso es lo que está en riesgo.

Modificado por última vez en Martes, 20 Julio 2021 21:33
Inicia sesión para enviar comentarios