Fernando Pereira: «Sebastián Da Silva sin desperdicios»

Martes, 08 Junio 2021 20:08
Valora este artículo
(0 votos)

El senador Da Silva, con su estilo grotesco y con actitudes patoteriles, va sumando perlas al collar de la vulgaridad política, que tanto daño nos hace.

Se despacha sin ningún problema contra el Dr. Julio Trochansky y lo amenaza. En la jerga de las formas más burdas de violencia le dice que mejor que no se vaya a cruzar con él.

Arremete contra el movimiento sindical, de que no trabajamos porque estamos en uso de la libertad sindical, que permite que representemos a los trabajadores y trabajadoras. Para que esto suceda, los trabajadores y trabajadoras nos votan con voto libre y secreto. En nuestro caso, de los más de 24 mil afiliados a la FUM-TEP, y en mi sindicato de base AFUPRIM con más de 4000 afiliados. No me ofenden sus ataques, porque todo el gremio, la enorme mayoría del sistema político, del periodismo y de cualquiera que con buena intención analice los alcances de la tarea, sabe las horas que dedicamos a esa representación, que incluye mis días libres. Resultan molestos los prejuicios de alguien que no me conoce, ni se preocupa en conocernos.

Alguien puede creer que se puede presidir al PIT-CNT sin dedicarle el tiempo que requiere, yo afirmó que es un dislate, uno más.

Muchos miembros de su partido pueden dar cuenta de esto, entre ellos el presidente Lacalle Pou, la vice presidenta Beatriz Argimón, la mayor parte de los ministros y parlamentarios, con los que hemos tenido muchas diferencias a lo largo de 15 años en la coordinación o en la presidencia del PIT-CNT, pero siempre con mucho respeto.

El mismo Presidente ha manifestado «duro con las ideas, suave con las personas». Pero en el caso de Da Silva, es duro con las personas y pocas ideas.

Muchos me han dicho que dedicar algunos ratos a escribir sobre el senador es perder tiempo, pero yo discrepo, porque es demasiado importante la política para dejar que desmanes de este tipo se hagan comunes. Porque eso va a debilitar al Parlamento y al sistema político en general, que está herido de muerte en varios lugares de América Latina.

Parto de la base que, independientemente de las diferencias, las organizaciones, los dirigentes y todas las personas en general tienen libertad de expresión, que sin caer en abusos, o descalificaciones o mentiras se puedan expresar.

Me tome el trabajo de escuchar al Dr. Julio Trochansky y no veo ninguna ofensa. Simplemente cree que hay muertes evitables por falta de políticas de reducción de la movilidad y eventualmente, plantea la posibilidad de denunciar en ámbitos internacionales.

Esta forma de pensar puede ser correcta o no, pero no es el único médico/a que lo piensa. Ya se han expresado los principales científicos sobre el tema. En los últimos días, lo hizo el virólogo Gonzalo Bello, al señalar que “no es cuestión de creer o no: cerrar comercios no esenciales y reducir movilidad, reduce los contagios”.

Entonces no solo tiene el derecho, sino también tiene fundamentación para opinar. Y no insulta ni amenaza a nadie.

Por estas posiciones, el senador tilda a Trochansky de berreta, lo amenaza y no pide disculpas.

Entonces, perdonen, pero no hay que dejar pasar estas actitudes tan dañinas.

Ojalá el senador Da Silva reflexione, analice y modifique sus actitudes.

Hoy en Radio Sarandí dijo que había planteado una serie de temas vinculados al agro. Me voy a tomar el trabajo de saber de qué se trata, y analizarlo sin prejuicio alguno.

Espero que él se tome el mismo trabajo, para no quedarse con el mundo de prejuicios con los que convive.

 

Fernando Pereira

Presidente del PIT-CNT

Modificado por última vez en Martes, 08 Junio 2021 20:18
Inicia sesión para enviar comentarios