Diego González: «Es irrespetuoso decirle a alguien que es pobre porque quiere»

Martes, 04 Mayo 2021 18:57
Valora este artículo
(93 votos)

Luego de dos meses eternos de espera, nervios y confianza, el comunicador Diego González y su esposa, la odontóloga Victoria Macchi, pudieron emprender el tan ansiado camino a casa con Isabel. Su nacimiento les cambió la vida y como familia decidieron trabajar menos y estar más tiempo los tres juntos. «Somos bastante austeros, trabajamos para pagar las cuentas y no para acumular y preferimos pasar más tiempo junto a Isabel al menos los primeros meses o años, porque hemos aprendido que la primera infancia es fundamental y por ello tomamos esta decisión. Y la estamos disfrutando mucho».

Con Isabel en sus brazos, hablando -y por momentos susurrando- en voz baja, tratando de no despertarla, el comunicador y conductor se refirió al fenómeno televisivo de La Letra Chica, a los embates de odio y a distintos tópicos de la realidad nacional. Dice que en el Uruguay hay mucha gente enojada y si bien relativiza lo que sucede en las redes sociales le preocupa cuando las agresiones y ataques provienen de legisladores departamentales o nacionales. Le duele el hambre, le duelen las ollas, le duelen las inequidades. Sueña un país con igualdad de oportunidades.

«Me gusta el rumbo que tomó mi vida en este tiempo. Creo que la pandemia y este tiempo social que estamos viviendo me ha hecho valorar muchas cosas».

Diego considera que hay un cierto clima de tensiones en la forma de relacionarnos como sociedad. «Veo que hay mucha gente que está muy enojada y no se puede vivir enojado. Creo que el enojo se puede canalizar de manera mucho más útil. Al menos yo lo trato de canalizar de otra manera y eso es parte de un aprendizaje de vida».

Las razones del éxito de La Letra Chica

«La verdad no lo sé. Muchas veces me lo he preguntado y traté de entender esa lógica aunque en mis años de televisión he aprendido que acá la lógica no existe. Con La Letra Chica me sucedió algo curioso. Cuando salí de Canal 10 venía con mucha exposición por la conducción de Masterchef. Y cuando me surgió la posibilidad de trabajar en TV Ciudad pensé que era la oportunidad de bajar mi perfil pero eso no pasó. Es un programa del que desde el inicio la gente habló mucho y habla mucho. Pero no sé cuál es la razón del éxito. Supongo que es porque hacemos un programa básico y lo digo literalmente. Es un programa que tiene una producción periodística, elegimos un tema, llamamos a gente que sabe de ese tema, les preguntamos lo que queremos saber y les escuchamos y les dejamos hablar. Más básico que eso en televisión no hay. Y así como hay una vuelta a lo artesanal en algunos aspectos, creo que la gente lo valoró desde ese lado. Un programa fácil de ver, que te podrá interesar o no el tema del día, pero siempre vamos a intentar que la gente reflexione junto con nosotros y no le vamos a hablar a nadie desde las alturas. Nosotros, los tres conductores no sabemos casi de ningún tema y por eso llamamos a la gente que sí sabe y le preguntamos lo que creemos mucha gente quiere saber. Y esa fórmula tan sencilla es lo que a mucha gente le terminó gustando».

En el día internacional de la libertad de prensa no cesaron los embates contra la prensa y específicamente contra La Letra Chica. Para González, hay que relativizar lo que sucede en las redes sociales. Le preocupa en cambio cuando esos ataques provienen de legisladores departamentales o nacionales y se llega a hablar de traición a la Patria. «Eso sí me preocupa. Porque cuando una persona anónima te dice que es la que te paga el sueldo, a mi no me molesta, es parte de la fantasía y cada uno puede pensar lo que quiera. Ahora, que un edil que trabaja en la Junta Departamental y que sabe cómo funciona un presupuesto y cómo trabaja un medio público, entre en eso y haga que una cantidad de gente se enoje, honestamente me parece re choto. Y acá vuelvo a lo que mencionaba hoy de los enojos. Mi percepción es que desde hace unos años la gente está muy enojada. Y yo pensaba que era durante la campaña electoral y creía que era porque somos muy sanguíneos y se enojaban porque querían que su candidato ganara. Pero terminó la campaña, tenemos un nuevo gobierno y siguen enojados, incluso muchos de los que lo votaron. Faltó esa cuota de alegría que había antes en otras elecciones. Y ahora noto que todos quedaron y siguen enojados. Pienso que un legislador, un servidor público no puede fomentar esos enojos y tensiones. Uno espera otra altura porque hacer enojar a la gente es re fácil. A mí me das un teléfono con Internet y en diez minutos te hago enojar a un montón de gente, pero eso no tiene sentido. Creo que debemos construir desde otro lugar. Pero yo no soy quién para decirle a los demás cómo deben actuar. Me da un poco de lástima que sea la única forma que encontraron».

El hambre       

«Uno piensa desde el sentido común. Y me enoja que haya gente que no entienda que las personas que están haciendo una fila en una olla popular lo hacen para comer. Me pongo en el lugar de esa persona que tiene que ir a hacer una fila con un tupper de plástico para llevar la comida a su casa, a su familia, porque no tiene otra forma de hacerlo, y a mí me angustia mucho.  Y tendríamos que estar hablando todos los días de esto y buscar una solución. No podemos normalizar que haya que hacer una cola para comer. Y hay gente que dice que son unos vagos y que no quieren trabajar, que son pobres porque quieren, y me preguntó ¿Cómo es posible que haya gente que piense así? Cada uno fue criado de manera distinta y tiene su visión de la vida pero creo que hay temas que son básicos como para ponerte sorete con el hambre de la gente. No podés hacerlo con un tipo que no tiene para comer. No te puede caer mal alguien porque es pobre. Es demasiado chocante para normalizarlo. ¿Cómo le vas a decir a alguien que es pobre porque quiere? Me parece tan irrespetuoso que hasta me da rabia».

DDHH

En 2020, Diego González participó de la campaña Imágenes del Silencio, un proyecto fotográfico de Annabella Balduvino, Elena Boffetta, Ricardo Gómez, Federico Panizza y Pablo Porciúncula. «Fue muy fuerte. No sabía qué cartel me tocaba. Y cuando me dieron el cartel de Carlos Pablo Arévalo Arispe me impresionó porque era muy parecido a mi abuelo. Esa imagen me impactó y me angustió. Es un tema que deberíamos tomarlo desde un lugar de toda la sociedad. Creo que hay algunas causas, como la de los desaparecidos, que en casi todo el mundo son tomadas por toda la sociedad. Son causas que unen. No entiendo cómo puede haber gente que no esté de acuerdo en buscar la verdad. ¿Qué argumento puede tener alguien para no querer que los familiares sepan dónde están los restos de sus seres queridos que fueron torturados y asesinados? Sinceramente, cuando abracé ese cartel sentí que estaba cumpliendo con mi deber de ciudadano. Y creo que fue cumplir con parte de mi responsabilidad como comunicador. Ahora está muy de moda que los comunicadores no opinen de temas sociales y yo creo que con esa actitud, fallamos. No solo creo que tenemos que tener opinión sobre temas que nos implican como sociedad sino que además, la debemos hacer pública. Es parte de la responsabilidad de los comunicadores».

Soñar el país de las maravillas

Con Isabel en sus brazos, le pedimos a Diego González que imaginara cómo le gustaría que fuera el país del mañana, ese que descubrirá su hija cuando crezca. «Querría -y es lo que uno intenta- que sea un país con menos desigualdades que las que vemos hoy. Sería un sueño que todos tuvieran las mismas oportunidades, que seamos menos desiguales, que haya más igualdad, eso es lo que deberíamos intentar lograr».

 

Modificado por última vez en Martes, 04 Mayo 2021 19:59
Inicia sesión para enviar comentarios