Martin Pereira (COFE): «Estamos en situación grave y preocupante»

Miércoles, 24 Marzo 2021 19:45
Valora este artículo
(1 Voto)

El presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) y de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), alertó que si no se reduce de manera importante la movilidad y no se incorpora más personal idóneo para atender las 129 nuevas camas de CTI anunciadas el presidente de la República en su mensaje a la población, se corre el riesgo de no solamente contabilizar cifras alarmantes de «nuevos pobres» sino además de muertes que se podrían haber evitado.

Martín Pereira dijo al Portal del PIT-CNT que los anuncios del presidente Lacalle en relación a la movilidad son compartidos por los trabajadores de la salud y el movimiento sindical en su conjunto. «Entendemos que son medidas insuficientes y se debería haber avanzado más en ese sentido», explicó.

Pereira, quien además es integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT y actualmente es secretario general de la Confederación Latinoamericana de Trabajadores del Estado (CLATE), analizó los anuncios efectuados por el gobierno en la pasada jornada.

Como se recordará, el PIT-CNT ha venido reclamando distintas medidas que atiendan especialmente a la población más vulnerable del país, como un ingreso básico en la emergencia equivalente a un salario mínimo, una canasta básica de servicios como luz, agua, Internet y una garrafa de supergas  y la suspensión de los lanzamientos por no pago de alquileres mientras dure la pandemia, entre otras.     

«Las medidas que planteó el presidente Lacalle fueron insuficientes,  debería haber avanzado mucho más en distintos aspectos, por ejemplo en el plano de la reducción de la movilidad. Y hay que hablar claro, en la situación en la que estamos, o reducimos la movilidad o vamos a tener que contar más muertos. Esa es la realidad aunque suene cruda».

Según alertó el presidente de la FFSP en diálogo con el Portal de la central sindical, el sistema de salud «está tensionado al máximo, en algunos departamentos del interior no hay camas en los CTI, y eso conlleva que haya que trasladar a enfermos a otros departamentos, lo que además complica y mucho a sus familias que muchas veces no tienen posibilidades económicas para esos traslados».

Pereira formuló un llamado de atención al gobierno y a la población en general sobre la situación actual del sistema de salud. «Ya vimos lo que sucedió en Europa cuando colapsó el sistema y hubo que elegir quién vivía y quien moría. Y cuando se llega a una situación así, esa responsabilidad inevitablemente cae sobre el equipo de salud con el estrés mental que eso conlleva. Estamos en un 'cuello de botella' severo y preocupante», enfatizó.  «No cualquiera puede atender un CTI, podemos tener enfermeros de vastísima experiencia trabajando en la sala de un hospital por más de 20 años, y sin embargo, esa persona no puede trabajar dentro de un CTI. Nuestros compañeros que llevan décadas trabajando en los CTI nos explican que incluso para ellos es difícil tratar con los pacientes que ingresan por el COVID-19».

 El presidente Lacalle Pou anunció en conferencia de prensa que se agregarán 129 plazas para atención de cuidados intensivos, que se distribuirán entre el sector público y privado. Además, informó que las nuevas plazas de CTI serán distribuidas de forma tal «que se eviten los traslados de pacientes».

Según Pereira, es imprescindible que se pueda contar con personal idóneo capacitado para cubrir estas nuevas plazas, porque de lo contrario, «podremos tener las camas, pero sin el personal necesario vamos a estar arriesgando vidas. 

Trabajadores contra trabajadores

El presidente de la República también anunció la duplicación de las asignaciones familiares del Plan de Equidad y de tickets alimentación, y la reinstalación del tributo COVID-19 por dos meses. El «Impuesto Emergencia Sanitaria COVID-19», grava las remuneraciones y prestaciones nominales del personal del Estado mayores a 120.000 pesos. En la presente jornada, el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, emitió una declaración (ver nota Portal) en la que señala sus discrepancias con la medida. «No compartimos el criterio adoptado por el gobierno para incrementar la recaudación, que supone exclusivamente un impuesto a los funcionarios públicos, mientras los grandes sectores empresariales que un año sí y otro también acumulan grandes riquezas, siguen sin participar en contribuir con los recursos necesarios para sostener la emergencia social».

Por su parte, Martin Pereira subrayó que el consejo directivo de COFE también analizó de manera crítica la medida del gobierno. «Nuevamente los trabajadores públicos somos los que vamos a poner el brazo, pero queda claro que el gobierno no piensa tocar al gran capital porque como todos sabemos es su gran aliado. Nos consta que apuntar a algunos sueldos de directores o cargos políticos cae simpático en la población, pero atenta contra los trabajadores. Y hay que decirlo claro: esto no es una disputa entre trabajadores públicos contra privados. Sino que así como está planteada, de manera unilateral, atenta contra la clase trabajadora en general. ¿Por qué no tocan los salarios de la salud privada que superan uno o dos millones de pesos?», interpeló. «En la salud privada hay mutualistas que de manera continua están pidiendo plata al Estado y tienen salarios gerenciales de cifras astronómicas. Eso lo sabe el gobierno, lo conoce todo el mundo, pero ahí no se toca», fustigó.

Los cálculos de la agencia

Según la visión del presidente de COFE y la FFSP, el presidente Lacalle Pou está transitando cierta lógica de medir los costos políticos a la hora de adoptar medidas propuestas por el movimiento sindical o la oposición.

«Parece estar midiendo si una idea la propuso el PIT-CNT, para atender las necesidades de la gente, entonces mejor no la implemento aunque sea buena porque sería una especie de victoria de los trabajadores o de la oposición. Eso no puede ser. El presidente debe elevar la mira y tener la grandeza de reconocer si una medida que se propone para aliviar el sufrimiento y el hambre de la población, es buena, entonces debería incorporarla en beneficio de quienes la están pasando peor. Por el contrario, si por sacar cálculos de réditos políticos no implementa la renta básica en la emergencia o la canasta de servicios, creo que estaría cometiendo un grave error. El propio gobierno ha reconocido que vamos a tener 100 mil nuevos pobres y que la mitad de ellos serán niños y niñas. No nos quejemos después, dentro de diez años por lo que no seamos capaces de hacer ahora. Si no queremos condenar a una generación entera de gurises a vivir en la indigencia, tenemos que cambiar ahora».

Carta abierta

Días pasados, Martín Pereira escribió una carta abierta al Presidente Lacalle en la que además de enumerar las medidas propuestas por el movimiento sindical, remarcaba el respaldo al Grupo Asesor Científico Honorario (GACH). «Consideramos que fue un gran acierto del Poder Ejecutivo convocar a este grupo de expertos como asesores, porque la política necesita a la academia, por eso el gobierno debería escuchar atentamente a lo que indica el GACH y al PIT-CNT, en nombre de todos los trabajadores y trabajadoras, que somos quienes primero sentimos las consecuencias de las políticas. Hay que dejar lado la política chica, es hora de levantar la mirada y pensar en todas y todos los uruguayos», señalaba.

«Le escribí al presidente porque creo que es un hombre que reflexiona. A veces la política uruguaya tiene una dinámica que los encierra o peor aún, baja la discusión al subsuelo. Con todo respeto, pedíamos que elevaran la mira. Y que el presidente tiene la responsabilidad de gobernar para todos y colocarse por encima de los costos políticos. El PIT-CNT no quiere salir a sacarse cartel con nada. No vamos a decir que fuimos los salvadores de nadie. Solamente tratamos de sostener la alimentación de miles de compatriotas en las ollas, es un esfuerzo enorme, gigantesco, y propusimos algunas medias. Si son buenas, consensuémoslas. Hagámosla territorio de todos, que sean soluciones del país y no de nadie en particular. Cero rédito político de nadie. Ahí es donde creo debe apuntar el presidente Lacalle, y lo pienso y sostengo con sumo respeto».

Modificado por última vez en Miércoles, 24 Marzo 2021 20:51
Inicia sesión para enviar comentarios