Las Piedras, las firmas, la razón y el corazón

Jueves, 18 Febrero 2021 16:29
Valora este artículo
(2 votos)

Paola Ibañez es operaria en una fábrica que se dedica a la producción y exportación de arneses, elementos eléctricos y electrónicos para la industria automotriz. Ni ella sabe cómo hace para que le alcancen las horas del día. Trabaja en la fábrica, es delegada del sindicato, milita en la UNTMRA, hace los deberes con sus hijos, les acompaña a las actividades deportivas y recreativas, cocina, limpia la casa y trata de mantener siempre la sonrisa. “Son muchas cosas que hacemos las mujeres, es agotador pero casi siempre nos las arreglamos y podemos con todo”.

Yazaki SA tiene dos fábricas en Uruguay, una en Colonia y otra en Las Piedras, cerquita de la casa de Paola. Ella buscaba trabajo y un día llevó un currículum hasta allí. La llamaron y le dijeron que tenía trabajo. Faltaba la capacitación. “Acá te enseñan el oficio paso a paso, con todos los procesos de elaboración y fabricación de los arneses”. En la fábrica de Las Piedras hay más mujeres que hombres y según Paola, no hay un ambiente machista. “Para nada, es un clima de trabajo súper abierto y el relacionamiento es cordial, especialmente en cuanto a la mirada y perspectiva de género. Hay respeto entre compañeros y compañeras de trabajo. Incluso tenemos un compañero que es sordomudo y eso generó más que empatía y  muchos tomaron la iniciativa de capacitarse con cursos de lengua de señas para lograr una mejor comunicación”.   

Según contó Paola, en el sector, tradicionalmente el trabajo se consideraba «pesado» o «liviano». Y eso incidía en las tareas que les eran asignadas a mujeres y hombres. “Nosotras planteamos que eso no tenía sentido, que lo fundamental es la rotación en los horarios para no sobrecargar el cuerpo, pero los materiales que manipulamos en esta fábrica no son tan pesados como para que se estableciera esa división entre «pesado» y «liviano». “Todos y todas hacemos todo pero dividimos los turnos para que el peso no lastime el cuerpo”, explicó.

Paola es madre de tres hijos, los mellizos Lorenzo y Santiago que estudian y uno de ellos juega al baby fútbol y una hija más grande, Tamara, que estudia y ya firmó contra los 135 artículos de la LUC.

“Cuando llevé las papeletas a casa, la primera que firmó fue Tamara. Ni siquiera yo había firmado y ella ya se estaba entintando el dedo y me mostraba la papeleta orgullosa”.

Paola junta firmas en una mesita que instaló su sindicato en Las Piedras y de a ratos, sale a caminar y  a recorrer otros puestos que han instalado organizaciones sociales, comités de base y otros sindicatos. Le sorprende la cantidad de gente «grande» que le pide para firmar. “Yo pensaba que tal vez los más grandes eran los que habían apoyado eso del cambio, y sin embargo, hay mucha gente mayor que se nos arrima a pedir para firmar, y nos dicen que no aflojemos, que tenemos que hacer algo para cambiar esto que nos impusieron de apuro y sin que la gente supiera lo que estaban votando”. Según Paola, hay gente que pide ayuda a quienes están militando en la campaña Pro Referéndum para derogar 135 artículos de la LUC. “Nos dicen que les ayudemos, te dicen «nos están matando con la tarifas, con los aumentos, nos mintieron» y eso sucede a diario, vienen a hablarte sin conocerte, te buscan y te cuentan su decepción”.

De acuerdo a la experiencia de Paola en sus recorridas por los puestos instalados para firmar las papeletas, el promedio de edad es «medianamente alto» y los jóvenes «se van arrimando de a poco».

Otra de las particularidades de la recolección de firmas en Las Piedras es que hay gente que se ha acercado a pedir más información y solicitar el detalle con los artículos impugnados. “Nos dicen que no tienen claro lo que está metido en la LUC, nos piden a nosotros la información y algunas personas que vinieron hace unos días, ya han vuelto con la decisión de firmar. Pero hicieron el proceso de informarse y analizar de qué se trata, antes de firmar”. Asimismo, Paola contó que algunos vecinos también han consultado las razones por las que el recurso se establece contra 135 artículos y no contra toda la LUC. “Lo que vemos es que se abrió un gran espacio de diálogo e intercambio con la gente. Esto es la democracia. Esto es un gran espacio democrático que hemos logrado generar, a pesar de la pandemia, a pesar de la crisis, a pesar del desánimo de mucha gente que se quedó sin trabajo y le subieron las tarifas de todo, a pesar de ello, acá hay un ámbito de respeto y diálogo con las vecinas y los vecinos”.

Respeto

“Antes de comenzar a juntar firmas pensamos que podíamos encontrarnos con gente que estuviera en contra de la iniciativa y que nos insultara. Porque esa es la lógica que uno ve en las redes sociales, hay mucha agresividad, mucho insulto y violencia. Sin embargo, acá no hubo nada de eso. No hay nada de eso. Tal vez pasa alguno que no está de acuerdo y murmura algo al pasar, pero todo súper respetuoso, nada que ver a lo que se ve en las redes que son como un espacio que algunos toman para agredir y tratar de ofender a otras personas”.

«Moriré blanco»

Paola aseguró al Portal del PIT-CNT que las 700 mil firmas estarán prontas en el plazo constitucional establecido. “Por supuesto que llegamos, obvio que sí. Todos los días vemos gestos de vecinos y vecinas que nos reafirman eso. El otro día vino un señor mayor, se acercó y nos dijo que no le importaba de qué partido éramos nosotros pero que él nos quería contar que era blanco. Nos dijo: «Soy blanco, siempre fui blanco y moriré siendo blanco. Pero esta ley no la quiero. A mí no me llevan a embestidas y empujones. Esta ley así no». Y por eso firmó. Nosotros les explicamos que somos de un sindicato, que no nos importa a quién vota cada quién, pero él necesitaba contarnos eso porque se sentía decepcionado. Y esas cosas simples, esos diálogos de barrio, son los que te van mostrando el sentir de la gente. Capaz que no lo ves en los diarios, pero nosotros y nosotras sí lo vemos”.  

Modificado por última vez en Jueves, 18 Febrero 2021 18:53
Inicia sesión para enviar comentarios