#YoFirmo: Hoy que existe un mañana también

Viernes, 08 Enero 2021 12:17
Valora este artículo
(11 votos)

La campaña de recolección de firmas para interponer el recurso de referéndum contra 135 artículos de la LUC viene transitando una primera etapa de despliegue organizativo y militancia barrial a lo largo y ancho en todo el país. Día tras día, se van instalando mesas con papeletas prontas para firmar en plazas, sindicatos o ferias. Por el momento, se han elegido puntos estratégicos de las distintas capitales departamentales pero también hay innumerables puestos callejeros, toldos o gazebos que se pueden ver en esquinas de barrio, boliches, almacenes o casas de familia. 

Son los puntos de contacto directo con la población, donde los militantes sociales, sindicales, estudiantiles o directamente vecinos y vecinas dialogan y explican a sus pares, a la gente del barrio, sobre la iniciativa popular para interponer el recurso de referéndum contra 135 artículos de la Ley 19889, que promulgó el Poder Ejecutivo el día 9 de julio de 2020. ⁣

En este marco, el sindicato de trabajadores y trabajadoras de ANTEL, instaló una mesa en la vereda de la sede sindical en la calle Miguelete. Asimismo, en la propia sede de SUTEL también se puede firmar el recurso durante todo el día. El puesto callejero, está pensado para atender y evacuar las consultas de quienes pasan por allí, así como también a las familias que llegan con sus hijos e hijas que asisten a la Colonia de Vacaciones de SUTEL.

La mesita de la comunicación

En una tarde agobiante de enero, Diego y Agustín charlan con el barrio. Ellos son militantes de SUTEL y la mesita instalada en la calle Miguelete es un punto de encuentro en el que confluyen compañeras  y compañeros de su propio sindicato así como también de otros para coordinar aspectos organizativos y de logística. Dicen que por ahora los que se arriman a firmar son "los convencidos" que ya saben que quieren ir contra la LUC. 

"En esta primera etapa están viniendo esos que no te preguntan nada, solo te dicen «¿dónde firmo?» y listo". Según Diego Ramos, el puesto instalado en la calle lo ven como "una oportunidad" para charlar sobre la situación actual del país "y especialmente el futuro, tenemos la chance de hablar de los temas importantes para la gente, de la educación, del futuro de las empresas públicas, de la lógica represiva de esta ley, de todo eso queremos conversar y ahora podremos hacerlo, porque cuando la LUC se aprobó fue casi sin discusión y sin chance que ni los sindicatos ni la ciudadanía opinara ni manifestara sus puntos de vista".

Diego explicó al Portal del PIT-CNT que está convencido que hay que anular la LUC "porque es antidemocrática, porque pasa por encima de muchos derechos que habíamos conquistado, porque es represora -especialmente con los jóvenes- porque retira la presencia del Estado en los ámbitos donde es fundamental que siga estando y porque es un retroceso brutal". Asimismo, se refirió a la falta de información y la poca o nula difusión de los contenidos de la ley aprobada en el Parlamento en tiempo exprés y durante la pandemia. "Mucha gente no está al tanto de la mayoría de los contenidos y tiene que saber, por ejemplo, que ahora por dormir en un espacio público podes terminar haciendo trabajos comunitarios. Y vale decir que dormir en un espacio público no es una opción de alguien elija, es la consecuencia de una situación dramática".

En la mesita de la calle Miguelete, junto a Diego está Agustín Afonso, otro militante de SUTEL que también sostiene que es importante firmar la iniciativa contra 135 artículos de la LUC porque es una ley "represiva y regresiva". Agustín considera que la LUC "quita derechos adquiridos y busca arrasar con conquistas que se han avanzado en estos últimos años. Estamos hablando de conquistas del movimiento sindical y nosotros entendemos que la LUC va en dirección contraria y pretende que el país y la sociedad retroceda en relación a todas esas conquistas. Por eso decimos que la LUC nos retrasa varios años en términos de lucha, de derechos y conquistas alcanzadas y logradas por los trabajadores".

Las banderas de antes y las de ahora   

En las charlas con vecinas y vecinos, surgen distintas miradas y enfoques. Para Agustín queda claro que esta vez, a diferencia de lo que sucedió en otras instancias de referéndum o plebiscitos, ahora no hay una única gran bandera visible con la que la población se vaya a identificar. "Ahora son muchas, porque esa ley espantosa está llena de artículos horribles que ni suman, ni aportan nada a la gente sino que por el contrario, son directamente regresivos y represivos". Pero en los diálogos callejeros, con tapabocas y distancia prudencial, igualmente se genera el espacio para hablar de la defensa de las empresas públicas, y especialmente, la necesidad de conservarlas como patrimonio de las y los uruguayos. "La LUC ataca a las empresas públicas, las debilita, claramente es una ley que no está pensada en apuntalar y fortalecer las empresas que son de los uruguayos y uruguayas. Podrá ser que no esté visible una única gran bandera como en otras instancias, pero acá se firma para defender las empresas del Estado de manera categórica. Esta lucha es en defensa frontal y decidida de las empresas públicas", remarcó.

Para Agustín, los 135 artículos que se pretende derogar afectan en mayor o menor medida a la población. "Algunos afectan a toda la sociedad, como claramente es el caso de las empresas públicas o los artículos que refieren a la educación, a los derechos sindicales y la modalidad represiva que impone esta ley. Otros atacan derechos de algunos colectivos, pero en términos generales, en mayor o menor medida, estos 135 artículos nos afectan a toda la población. Y eso lo tiene que saber la ciudadanía, por ello estamos acá, charlando, intercambiando, dialogando con la gente. Con los convencidos, los que vienen ya decididos a firmar y los que tienen dudas, los que consultan, preguntan y colocan sus propias interrogantes sobre la LUC, antes de firmar".

La playa puede esperar

Mientras el sol caía a pleno con sus casi 30 impiadosos grados sobre el asfalto montevideano y el cielo de un solo color no avizoraba ni rastros de nube alguna, Diego y Agustín charlaban de pie, ubicados bajo el sol, al costado de una mesita con papeletas, lapiceras y almohadillas, con vecinas y vecinos que querían hablar sobre la LUC y sobre el país. Los autos y camiones saludaban con bocinas y puños en alto y hasta retumbó un "arriba los que luchan" desde la ventanilla de una camioneta de carga que pasó y prometió volver a firmar allí.  Cada tanto llega algún auto a buscar papeletas. No hay tiempo, no hay hora, no hay reloj. Y acá en esta cuadra viven mil. Siempre en algún punto de la ciudad se necesitan papeletas y allá saldrán cajas en  autos de militantes o simples vecinos con cientos de hojas que se llenarán de firmas y huellas digitales y de satisfacción por el deber cumplido.  

En Montevideo, a las 14 horas de cualquier día de enero, el calor lo invade todo. Este jueves parecía un poco más que siempre. Tal vez porque el viento no daba señales de nada. Día de playa. Absolutamente estival. Día de arena, mar y gaviotas. Sin embargo, Diego y Agustín, como tantos militantes sociales y sindicales, optaron por dedicar su tiempo a recolectar firmas. Diego ya comenzó su licencia reglamentaria. Tiempo de descansar luego de un año duro. Sin embargo, cambió playa por papeletas y firmas. A pura felicidad y compromiso militante. Tal como lo explica Agustín, ellos sienten y están convencidos que están "en el lugar correcto", "en el camino correcto" y "luchando como nos enseña la historia del movimiento sindical" y como "nos gusta a nosotros, esta es una elección que asumimos convencidos de lo que estamos haciendo y del lugar en el que estamos ahora mismo aquí parados, en plena calle, juntando firmas y charlando con las vecinas y vecinos". Agustín destacó especialmente la actitud de su compañero Diego que, en lugar de estar en la playa o disfrutando una siesta o sobremesa familiar, decidió concurrir a la mesa instalada en la puerta de SUTEL.

Tanto Diego como Agustín consideran que esta primera etapa de la campaña implica el contacto directo con mucha gente "convencida" que directamente concurre a firmar pero que en febrero, cuando retorne una importante cantidad de veraneantes que partieron hacia el este o el interior, comenzará una etapa "más intensa y masiva" de la campaña de recolección de firmas.

Para los dos militantes de SUTEL y del PIT-CNT, no hay dos lecturas posibles. "Se llega, estamos confiados que sí se llega a la cantidad necesaria de firmas y vamos a trabajar hasta el último momento, hasta el último día, hasta la última firma para llegar. Iremos a las ferias, a las plazas, a los barrios, a las inmediaciones del Antel Arena, iremos a cada rincón, que nadie lo dude que vamos a dejar el alma, vamos a dejarlo todo para llegar a las firmas".

 

Modificado por última vez en Viernes, 08 Enero 2021 18:39
Inicia sesión para enviar comentarios