El arte de resistir

Jueves, 24 Diciembre 2020 09:36
Valora este artículo
(0 votos)

Las manos de Alfredo cuentan historias de gente sencilla, sus dibujos hablan de personas que de niño vio pasar por su cuadra, los almacenes y las esquinas del barrio, entre conventillos y casas llevas de abuelas y plantas. Las manos de Alfredo hablan de la justicia. Vio y aprendió a escuchar los latidos de vereda, de sueños y vida al sol. De chico descubrió a «La Porota» y «El Pulga», y casi sin darse cuenta se vio inmerso entre historias, charlas y ficciones reales de aquellos personajes de Julio E. Suárez, Peloduro, uno de los pioneros de la historieta en el Uruguay. Y entonces comprendió que a través del dibujo, la caricatura y el arte en general, podía decir muchas cosas que sentía. Y también entendió que el humor es una de las formas  que la gente sencilla tiene a mano para hablar de las injusticias y desenmascarar los discursos engolados de los conspicuos poderosos que hablan difícil.

En la casa de Alfredo, la política y el sindicalismo eran el puchero diario. Su papá, Gerardo Cuesta, obrero metalúrgico, acérrimo defensor de la unidad sindical, fundador de la CNT y diputado comunista en la década del 60, hablaba con mucha gente que iba hasta su casa preocupada por el país. "Mi papá hablaba no solamente con sus compañeros sino con todo aquel que venía con inquietudes sobre distintos temas". A su vez, por parte de su familia materna, también la política sindical y la partidaria atravesaban el día a día. Uno de sus tíos por parte de madre, Carlos Chassale, de profesión maestro, fue secuestrado dentro del aula en la que daba clases en una escuela de La Teja. Fue de los primeros detenidos y torturados en el 300 Carlos. Al año siguiente, los primos de Alfredo también fueron detenidos y torturados.

"Con todo lo que pasó en mi familia, la militancia fue mi niñez y no sabría vivir de otra manera que haciendo lo que hago".    

Alfredo comenzó a dibujar de manera intuitiva y luego estudió en la UTU; hizo cursos de diseño gráfico, dibujo y pintura. Igual que su papá, fue obrero metalúrgico, luego ingresó al sindicato de artes gráficas (SAG) y posteriormente a FUECYS que por entonces abarcaba a todas las agencias de publicidad. Su militancia comenzó temprana y clandestinamente en 1976, con un grupo de estudiantes de la UTU, en plena dictadura. "Esos fueron mis primeros pasos, totalmente inmerso en la lucha contra la dictadura y tratando de organizarnos con los compañeros para mejorar las condiciones de estudio no solamente para la UTU, sino pensando en términos más generales de la enseñanza media".

Hace ya un buen tiempo que Alfredo Cuesta integra la Brigada Antonio Iglesias del PIT-CNT. Es quien propone ideas creativas para las campañas de propaganda en los muros que durante todo el año realiza el movimiento sindical, especialmente en los días previos a fechas emblemáticas como el 1° de mayo, el 8 de marzo, el 27 de junio, y tantas otras. Pero también cuando el PIT-CNT afronta grandes desafíos en defensa de las empresas públicas, de la educación y de las libertades sindicales, tal como sucede ahora con la campaña de recolección de firmas para derogar 135 artículos de la LUC. "Los muros son el espacio de comunicación natural, directa, donde la gente que quiere decir algo por sus derechos, cuando quiere reclamar y mostrar su descontento, puede hablar allí, desde esos muros y paredes de los barrios". Alfredo valora que los muros también se han consolidado como un espacio reconocido para el arte, a través del muralismo. "Antes eran generalmente mensajes escritos de manera muy frontal y lineal, ahora hay  lenguajes estéticos muy potentes, nuevas ideas y nuevas técnicas".

La Brigada Antonio Iglesias está conformada por unas 30 personas, de distintos sindicatos, con una fuerte presencia juvenil. Los más grandes, son quienes transmiten su experiencia y conocimiento a las nuevas generaciones y en las jornadas de trabajo militante, se da de manera casi natural ese intercambio de miradas. "Hay mucha gente que cree que las nuevas tecnologías lo son todo y que todo pasa por las redes sociales. Y está bien que crean eso, es legítimo. Pero algunos creemos que los muros siguen siendo un espacio muy valioso para el diálogo con el barrio, con las vecinas y los vecinos de a pie y que no hay que descartar nada. Estoy convencido que las redes y los muros no se contraponen, se complementan".

Para Alfredo, en tiempos de grandes desafíos para el  movimiento sindical hay que apelar a la creatividad, la imaginación y el humor. "Y los muros suponen un espacio de trabajo colectivo muy rico, de aprendizaje permanente. Y en esos ámbitos el humor surge naturalmente. Y yo creo que hay que tratar de decir algunas cosas a través del humor. Que es la herramienta natural con la que la gente común se expresa contra el poder. El humor es un arma sana, noble. Y eso los poderosos lo saben".

Plef

En febrero de 2021 se cumplirán dos años del homicidio de Felipe Cabral, reconocido artista callejero conocido como «Plef», que fue asesinado de un disparo en la cabeza el 17 de febrero de 2019 cuando retocaba pequeños detalles de un mural que había realizado en una casona abandonada en rambla República de México y Belastiquí.

Para Alfredo Cuesta, fue un crimen de odio. "No se puede concebir que maten a un muchacho por pintar un muro. Demuestra que en nuestra sociedad hay quienes creen que todo se arregla con la lógica de las balas, la represión y la violencia. Y parece que todo lo que es «raro» es malo. Pero lamentablemente esta mirada estigmatizante y violenta contra jóvenes artistas callejeros y muralistas también se ve en otras partes del mundo. Incluso tenemos que recordar que en Francia fueron asesinados 12 dibujantes y humoristas de la revista Charlie Hebdo. Es decir, la represión, el encarcelamiento, la censura y la violencia física, es algo que generalmente desde el poder se ha utilizado para reprimir e intentar callar distintas expresiones artísticas tanto en medios de comunicación como en los muros y las calles".

Modificado por última vez en Jueves, 24 Diciembre 2020 10:43
Inicia sesión para enviar comentarios