La biblioteca central del SUNCA ya es una realidad

Jueves, 17 Diciembre 2020 19:06
Valora este artículo
(2 votos)

El sindicato de la construcción culminó la primera etapa de un proyecto cultural y educativo en clave de derechos humanos. En su local histórico quedó formalmente inaugurada la Biblioteca Central del SUNCA.

Según explicó al Portal del PIT-CNT, secretario de Derechos Humanos del SUNCA, Enrique «Toto» Núñez, la iniciativa nació a partir de definiciones programáticas del anterior congreso en el que se dejó establecido un camino de trabajo que contribuyera a potenciar y promover el nivel cultural de los trabajadores de la construcción y de sus familias. La biblioteca entonces surge como una herramienta natural en este sentido.

El lugar físico de la biblioteca es un cuarto en el que según recuerda Toto Núñez, estuvo apostada una metralleta, junto a la ventana, cuando el local sindical del SUNCA fue tomado por las fuerzas conjuntas en la dictadura cívico militar. “La imagen de la ametralladora apuntando al que pasaba y miraba quedó grabada en mucha gente que aún hoy lo recuerda. En ese lugar, ahora, tenemos nuestra biblioteca. Toda una señal de victoria de la cultura, de la construcción de la historia y la democracia, nosotros le volvimos a dar un significado de vida a ese espacio”.

La biblioteca está junto al espacio donde sesiona la dirección del sindicato. Fue cuidadosamente decorada con colores vivos, y el espacio tiene sillas, mesas y sillones, para adultos y también para los más pequeños de las familias de los trabajadores y las trabajadoras de la construcción.

Toto Núñez explicó al Portal de la central sindical que en esta primera etapa, la biblioteca funcionará como ámbito y espacio de lectura y se está trabajando fuerte para poder comenzar la segunda etapa en la que se podrá implementar el préstamo de libros y materiales de estudio a partir del comienzo del año lectivo en marzo de 2021.

Hasta el momento, se han recibido donaciones de libros de distintos sindicatos, de organizaciones sociales como FUCVAM, también de particulares, de estudiantes de distintas facultades de la Universidad de la República, del Portal Amarillo, del periódico cooperativo la diaria y se contó con el apoyo y colaboración de la Biblioteca Nacional y del Centro de Documentación del PIT-CNT, a través de la participación y asesoramiento de la licenciada en archivología, Noemí Ramírez.

Núñez agradeció en nombre del sindicato las donaciones y colaboraciones e informó que se continuarán recibiendo aportes de quienes quieran y puedan donar libros –nuevos o en perfecto estado- por parte de particulares, sindicatos, instituciones, organizaciones y la población en general. Las donaciones se reciben de 9 de la mañana a 16 horas en conserjería del local central del SUNCA, en la calle Yí 1538.

La historia y la educación

Núñez contó al Portal que hay dos grandes objetivos trazados en el trabajo que se propusieron: potenciar el estudio de la historia de las ideas, del campo popular, para que los trabajadores y las trabajadoras de la construcción tengan más y mejores herramientas en su formación humana y sindical, y también contribuir “con todo lo que podamos” para apoyar con libros de estudio y materiales a los hijos de nuestros compañeros y compañeras.

La biblioteca nació con el alma del sindicato y por ello en todo momento entran y salen militantes. A veces a dar una mano, otras a preguntar y también a tomarse un tiempo para la lectura.

Toto Núñez está convencido que una biblioteca es una herramienta de cultura y de futuro. “Creo que son espacios que en estos tiempos difíciles tenemos que fortalecer. Hay una campaña muy dura contra el movimiento popular, contra los derechos. Y los libros nos ayudan a pensar mejor".

Historias que contar

Cecilia Machado es casi profesora de literatura y si bien aún no tiene el título es toda una docente de alma. Le encanta poder hablar sobre libros, orientar a las personas sobre autores y  poder acompañar al nuevo lector en el fantástico proceso de descubrimiento de una obra. Cecilia encontró en la Biblioteca del SUNCA el espacio justo, preciso y precioso, para desplegar su amor por los libros, por las palabras, por las personas que buscan crecer y ser más libres a través de la cultura. Y además ella se siente en un sindicato que es parte de su historia de vida.

Cecilia es hija de Guillermo Machado, militante del SUNCA que fue detenido en una razzia en 1989, bajo la presidencia de Julio Sanguinetti, llevado a la seccional policial 15ª de la que fue directamente trasladado en estado de coma al Hospital Pasteur. El 24 de julio y luego de varios días de internación en el CTI de la Mutualista Israelita del Uruguay (MIDU), Machado murió. Su féretro fue llevado y acompañado por una multitud hasta el Cementerio del Norte.

Cecilia tenía cinco años cuando su papá fue víctima de aquella razzia infame y murió. A Guillermo le arrebataron su vida. A Cecilia su papá. Ese que cada noche siguiente y por mucho tiempo trataba de recordar vivo, para no olvidarlo nunca más.  Tal vez como parte de ese proceso de construcción de la memoria, unos años atrás Cecilia decidió comenzar a escribir un libro sobre su papá. Y eso la fue llevando y acercando al SUNCA, a ese sindicato en el que militó Guillermo y en el que dejó su huella humana y solidaria. Con el paso de las semanas y los meses, ella y casi todo el mundo se dieron cuenta que ese libro que escribía sobre su papá, había sido tan solo el comienzo de otras tantas cosas buenas.  

Cecilia Machado, la que abrazó la literatura con pasión, es la responsable de la biblioteca del SUNCA. Y está feliz de la vida. Ella y Rodrigo Barrera, un estudiante de Facultad de Arquitectura que se capacitó con la archivóloga Noemí  Ramírez y que ya militaba en Propaganda del SUNCA, se embarcaron en el proyecto. “Es un trabajo muy amplio, hay que organizar mucho y eso lleva muchas horas de trabajo organizativo, pero lo más lindo es lo que viene después, cuando te vienen a preguntar y a pedirte ayuda o un consejo sobre tal o cual autor”.

A nivel de infancia, está previsto trabajar con el CAIF del SUNCA, se pondrá hincapié en la primera infancia y también en la etapa liceal. Cecilia cree que es importante que los y las adolescentes se arrimen a la biblioteca y pregunten cuando tengas dudas. “Muchas veces se dice que los adolescente abandonan el liceo y nosotros creemos que es al revés, que el liceo a veces abandona o descuida a los y las adolescentes. Y por eso pensamos que acá pueden tener un lugar en el que les vamos a escuchar y tratar de orientar y en la medida que podamos, también ayudar con sus materias”.

La biblioteca acaba de nacer y Cecilia ya siente que ese es uno de los lugares más bonitos del mundo. Le cuenta a todo el que puede que allí hay un lugar hermoso, lleno de libros y de historias y de sensibilidad, con sillas de colores y donde se puede ir a leer libros de historia, literatura, educación, poesía, y donde muy pronto, hasta se podrá ir a leer el libro que ella misma escribió sobre su papá.

 

Modificado por última vez en Viernes, 18 Diciembre 2020 08:47
Inicia sesión para enviar comentarios