Fernando Pereira: "Hubo un pueblo que no se dejó engañar por la dictadura"

Lunes, 30 Noviembre 2020 19:04
Valora este artículo
(1 Voto)

A 40 años del triunfo del NO a la dictadura, el presidente del PIT-CNT reflexionó sobre la gesta democrática en la que "el pueblo en silencio logró ganarle a una dictadura prepotente que además manejaba los medios de comunicación", señaló. "En aquel pronunciamiento, el pueblo organizado estuvo por encima de la lógica militar y civil que gobernaba y pretendía instalar una constitución que colocaba al Ejército como tutor regente de la política nacional".   

Pereira recordó que la propaganda por el «Sí» fue abrumadora desde los medios de comunicación y la del «No» fue "formalmente escasa" en los espacios tradicionales, hubo otra comunicación desplegada en el territorio con "miles de militantes sindicales, sociales y políticos de todos los partidos que salieron a hacer campaña por el «No» pintando muros, bancos de plaza, rinconcitos de las paradas de ómnibus o las paredes de los baños de los bares".

Al igual que lo que sucedió con otros de su generación, para Pereira el plebiscito del 80 significó una de las primeras actividades de militancia, que se recuerda con la emoción de haber sido parte de un mojón histórico para derrotar a la dictadura cívico militar. "Creo que esa fue la primera vez que hice política en las calles, porque en mi casa se hablaba mucho de la importancia histórica de lo que estaba en juego y por qué había que rechazar esa constitución que proponía perpetrar el poder militar en la dictadura". Asimismo, Pereira recordó que ya entonces se avizoraba que un triunfo del «No» representaría una "bocanada de oxígeno" para los partidos políticos que daban sus batallas desde la clandestinidad, el exilio o como podían en la llamada «legalidad» de la lógica militar de entonces. 

"A 40 años el triunfo del «No» hay que mirarlo como uno de los hechos más significativos de la escuela democrática del Uruguay y no debemos que olvidar que meses antes en Chile había ganado el «Sí» a una constitución militarista que los chilenos padecen hasta nuestros días, por lo que hay que ponderar los hechos en su real dimensión y comprender que no fue sencillo alcanzar el resultado que se logró en nuestro país". Según valoró Pereira, si en nuestro país hubiera triunfado el «Sí», igualmente -más temprano que tarde- se habría salido de la dictadura pero seguramente esa salida habría dejado "un cangrejo debajo de la piedra" en materia de derechos y garantías constitucionales. "Cuando uno recuerda emocionado aquel mojón de la historia, lo que surge es que hubo un pueblo que no se dejó engañar por la propaganda de la dictadura que decía «Sí por el progreso, Sí por Uruguay» pero quedó demostrado entonces y desde siempre que para que haya progreso tienen que haber libertad".

Todos estos años de gente

El presidente de la central sindical dijo al Portal del PIT-CNT que todos aquellos mojones democráticos populares como el plebiscito de 1980, el denominado «Río de libertad» del acto del Obelisco del 27 de noviembre de  1983, como el 1° de mayo de 1983, fueron marcas de la democracia. "Pero claramente, el plebiscito del 80 fue el que sentenció definitivamente el comienzo del fin de la dictadura".

En este marco, Pereira recordó el rol que jugó en aquellos años la emblemática voz de José Germán Araújo desde el micrófono de CX30, La Radio, construyendo la esperanza aún soportando clausuras, persecuciones y cierres de «la 30». Al igual que tanta gente, Pereira tiene grabada la voz de Araújo y su característico saludo "¿Qué tal amigos?" de cada día. En talleres y fábricas, en casas y lugares de estudio, en lugares inimaginables, había una radio en la que se escuchaba a Germán. "Mucha gente pensaba que ganaba el «Sí» pero Germán hablaba en clave, la gente entendía, compartía las grabaciones. Creo que la voz de Germán debe haber sido de las más importantes que tuvo el Uruguay por aquellos años, fue un generador de esperanza. Y entre todos, con charlas, volanteadas, con pintadas, con mensajes y charlas mano a mano, en el boliche entre grappa y caña, se hablaba en voz baja y con cuidado porque nunca se sabía quién podía estar escuchando por ahí. Así también se fue construyendo la victoria del «No», entre clandestinidad y la poca legalidad que había. Y tampoco debemos olvidar el debate de Enrique Tarigo y Eduardo Pons Etcheverry con Néstor Bolentini y Enrique Viana Reyes que fue otro mojón político y jurídico en aquel 80 de nuestra historia".

En su fuero íntimo, Pereira recuerda el optimismo de su padre que era "de los convencidos" que ganaba el «No». "Mucha gente creía que era tan apabullante la propaganda del «Sí» que era casi imposible torcer eso pero evidentemente en silencio, se logró la construcción desde abajo. Y ahora en perspectiva también comprendo que mi padre tenía razón".

El debate de ideas

Consultado sobre los que pretenden «reescribir la historia» de la dictadura y de los desaparecidos, y así lo expresan en sus editoriales, columnas de opinión e incluso en intervenciones en el Parlamento, Pereira explicó al Portal que siempre defenderá el debate de ideas. "Pero el reescribir muchas veces supone el deformar" el fondo de la historia, advirtió. En este marco, señaló que es imperioso recordar que hubo políticos de derecha que respaldaron el «Sí» y que "probablemente sean parte de las voces nostálgicas que hoy se escuchan". Empero, remarcó que "la enorme mayoría de los sectores de los partidos tradicionales, como el wilsonismo, el batllismo, el Frente Amplio, junto a las organizaciones sociales, en aquel momento la CNT, los estudiantes nucleados en la FEUU, FUCVAM y muchos más que se pronunciaron abiertamente por la democracia y en el puerta a puerta, casa a casa, lograron un triunfo histórico".

En perspectiva, Pereira cree que dejar dormir la historia siempre es un retroceso, y que para mirar el futuro hay que observar el pasado con la mayor claridad posible y tratar de dar pistas para que nuestros hijos e hijas puedan estudiar el proceso y ver la importancia política que tuvo en nuestra historia. Y con los hechos de la historia, es que se podrá enfrentar a estos nostálgicos que pretenden sostener que en la dictadura se vivía mejor, cuando en realidad lo que impuso la dictadura fue una represión salvaje que arrasó con la gente, las libertades, las ideas y la democracia".

Modificado por última vez en Lunes, 30 Noviembre 2020 20:19
Inicia sesión para enviar comentarios