El camino siempre es la recompensa

Jueves, 29 Octubre 2020 16:04
Valora este artículo
(3 votos)

Son inquietas, creativas, solidarias, emprendedoras, porfiadas. Las une la pasión por transformar lo que parece imposible. La vida las encontró casi de manera natural y porque Francesca ya sabía que las hamburguesas veganas podían ser la clave -curiosa forma- para abrir caminos y sortear dificultades, tal como le sucedió cuando la invitaron a China y pudo viajar porque vendió miles en tiempo récord.

Francesca Accinelli es profesora de Educación media especializada en física y está cursando una maestría en la Facultad de Ingeniería, Carolina Notalgiovanni es licenciada en comunicación especializada en género y Alejandrina Sabaj es maestra especializada en discapacidad intelectual.

Juntas desarrollan el proyecto Sé Milla de alimentación saludable artesanal y el próximo fin de semana participarán dela3ª Edición de Inclusionarte, una movida organizada por la Secretaría de Discapacidad del PIT-CNT que tendrá cine, teatro, deportes, talleres, murgas, recreación, juegos y más, que se desarrollará desde el viernes 30 de octubre hasta el domingo 1° de noviembre en el espacio del Centro Cultural Terminal Goes.

Sé Milla es un emprendimiento en el que personas con y sin discapacidad participan de un programa formativo en el área gastronómica elaborando hamburguesas veganas. La comercialización de las hamburguesas por ahora, se realiza mediante instituciones sociales, culturales y deportivas que apoyan esta idea y encargan cierta cantidad de cajas para vender a los consumidores finales, obteniendo una parte del importe de la venta para financiar sus propios proyectos. El próximo domingo podrán adquirirlas quienes concurran y participen de Inclusionarte. Según explican las responsables del emprendimiento, quienes compran las hamburguesas veganas de este proyecto contribuyen a la inclusión de las personas con discapacidad, que son quienes se capacitan en gastronomía.

La pasión por la gastronomía de Francesca la llevó a pensar en términos de inclusión y discapacidad, que había que hacer algo más en clave de  nuevas oportunidades y accesibilidad. A través de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), lograron dar viabilidad a un dispositivo que eleva a las personas en silla de ruedas para que puedan acceder a la altura de las mesadas de las cocinas. "Es una de las grandes barreras en el ámbito laboral, es tan importante pensar en ello como en las rampas o las aberturas". Ese primer proyecto logró la evaluación técnica que llevó unos seis meses de análisis y espera, y ahora vendrá la evaluación comercial.

Paralelamente, Francesca, Carolina y Alejandrina consideraron importante no limitarse "a los fierros" y así fue que pensaron en algo de mayor impacto social. Así fue que nació Sé Milla, la hamburguesa de granos y sin gluten, avalada por nutricionistas especializados en alimentación vegana. Una vez más, pensaron en abrir puertas y se presentaron al Impactate 2020 (ITHAKA | UCUDAL), un concurso que tiene como objetivo "apoyar ideas de emprendimientos innovadoras con impacto social y/o ambiental, de economía circular o inclusiva a nivel de poblaciones excluidas".

Según contó Francesca al Portal del PIT-CNT, el próximo fin de semana se realizará la segunda tanda de producción de hamburguesas y todo este proceso también ha sido posible por el apoyo de empresas que han colaborado con premios para que las y los jóvenes que cocinan reciban una contraparte por sus horas de elaboración, que es el equivalente al salario de un peón de cocina.

"Más allá de la inserción laboral que es lo que primero buscamos, también hay que pensar que en sus propias casas tienen dificultades y muchas veces las y los jóvenes con discapacidad no se acercan a la cocina, eso redunda en mala alimentación, que sumado al sedentarismo les genera un sobrepeso que afecta su salud. Nuestra idea es que ellos puedan tener herramientas para que hagan su propio camino en la gastronomía". De hecho, Francesca señaló que ya hay algunos jóvenes que están comenzando sus propios emprendimientos gastronómicos.

"Las hamburguesas se venden a instituciones que a su vez tienen proyectos para financiar. En este momento tenemos cuatro instituciones con sus diferentes proyectos que están vendiendo nuestras hamburguesas por sus distintas redes. De esa manera, el objetivo es que no sea la persona con discapacidad la que salga a vender sus productos, sino que sean repartidos y distribuidos por terceros. Nuestra intención es contribuir al paradigma de sujeto de derechos y no al de caridad". Actualmente, los espacios que participan de este proceso son cuatro y todos tienen en común su afinidad por la inclusión. "Uno es Aletea que es una organización civil que trabaja para la inclusión de personas dentro del Espectro Autista. Entre distintos proyectos, tiene una escuela de fútbol inclusiva; la Escuela de Remo de Punta Carretas, que enseña a remar a personas en silla de ruedas y están tratando de conseguir un dispositivo para que se puedan sentar mejor en los botes; Sansueña que es un Campamento-hostal en San Gregorio de Polanco en Tacuarembó que tendrá baño y cocina accesibles y la más recientemente incorporada, Libre opresión, banda de rock de Tacuarembó, cuyo guitarrista toca en su silla de ruedas, y está juntando fondos para su tercer disco. Seguimos abiertas a sumar más instituciones”.

Para Francesca, hay pequeñas cosas que pueden cambiar vidas. “A veces nos olvidamos que para las personas con discapacidad, hay pocas chances para que se abran sus propios caminos. Hay pocas oportunidades”.

En este proceso que han construido como equipo, Francesca, Carolina y Alejandrina comprobaron que si se les brinda herramientas y capacitación,  las personas con discapacidad suelen demostrar el potencial que tienen y que en muchos casos estuvo limitado por la falta de oportunidades del medio.

Más allá que el proyecto se colocó una meta de producción y comercialización, porque se trata de darle viabilidad económica para poder pensar en su desarrollo, hay algo que ya superó las expectativas previas, y es la construcción del vínculo con las personas con discapacidad y haber podido generar fortalezas en clave de derechos. “Lleguemos o no a la meta, ya ganamos, nosotras, ellos y ellas, por eso sentimos que ganamos todos”.

China y el comienzo

En junio de 2019 Francesca fue una de las quince personas seleccionadas a nivel mundial para participar de una beca proporcionada por Santander  Universidades que incluía un workshop de FinTechen Shangái, China. Le pagaban todo, el curso, la estadía, viáticos, excepto el pasaje. Entonces, para poder costear su pasaje, obviamente, pensó en vender hamburguesas veganas. En tres días, vendió 189 docenas de hamburguesas. Un éxito. Cuando llegó a Shangái más que preguntarle por el proyecto que ella llevaba al workshop, los chinos querían saber cómo había podido vender 2268 hamburguesas en tres días. “No lo podían creer” (risas).

 

Modificado por última vez en Martes, 03 Noviembre 2020 09:40
Inicia sesión para enviar comentarios