Mag. Magdalena Furtado (ONU Mujeres): "Es importantísimo trabajar con el movimiento sindical"

Viernes, 17 Julio 2020 19:53
Valora este artículo
(1 Voto)

Este viernes 17, en la sede del PIT-CNT, se desarrolló la conferencia "El impacto de la pandemia en las mujeres", convocada en el marco del Proyecto Industria Integrada, con el Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT y la participación del Inefop.

El evento fue inaugurado por el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira y contó con la disertación central de la magister Magdalena Furtado, en representación de ONU Mujeres. En la oportunidad, también se realizó la ceremonia de cierre del Primer curso de formadoras, con la correspondiente entrega de diplomas a las participantes. En dicha instancia cargada de simbolismo, las participantes recibieron sus diplomas de manos de Tatiana Antúnez, integrante del proyecto Industria Integrada, Mario de Sáa, del Instituto Cuesta Duarte y del secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala.

La economista Magdalena Furtado de ONU Mujeres, celebró la instancia de reflexión y capacitación en el ámbito del movimiento sindical y durante su intervención presentó cifras y datos que evidencian algunas percepciones que en términos generales ya se podían suponer, en relación a inequidades existentes en materia de cuidados y tareas no remuneradas en los hogares, que se profundizaron a partir de las llegada de la pandemia. Por otra parte, remarcó el compromiso de ONU Mujeres hacia el PIT-CNT con el objetivo de alcanzar mayores logros en todas las tareas que se vienen realizando para estudiar la realidad y en relación a los espacios de negociación para modificar las inequidades en materia de género. "Es importantísimo trabajar con el movimiento sindical", subrayó, "al igual que trabajamos con la sociedad civil y los gobiernos".   

En cuanto al tema central de la conferencia, Furtado señaló que las cifras indican que durante la pandemia afectó de manera diferencial a hombres y mujeres. En la primera línea de respuesta de mujeres y varones, específicamente en enfermería, las mujeres ocupan el 85% de los lugares de trabajo y si se analiza el total de los trabajadores de la salud, las mujeres representan el 76%. De manera elocuente, la tarea de limpieza y desinfección de los hospitales, es realizada mayoritariamente por mujeres, lo que las expone en mayor medida a riesgos sanitarios. "Casi nunca vemos la realidad con esos lentes de género", acotó.

En relación a los cuidados en tiempos de confinamiento, Furtado aseguró que la pandemia "exacerbó" las inequidades existentes antes de la llegada del coronavirus.

Según las cifras que presentó la conferencista, en Uruguay las mujeres destinan 2/3 de las horas del día a tareas no remuneradas y solo 1/3 a trabajos remunerados. La realidad para los hombres es exactamente la opuesta. En cuanto a trabajar desde casa o el teletrabajo, aclaró que según la OIT "son cosas distintas" y que las mujeres se han visto recargadas por tener que trabajar en sus casas, atender los hijos, realizar las tareas del hogar, entre otras. Ejemplificó que cualquiera que busque en Google "cuidados y trabajo durante covid", verá que de 20 fotos le aparecerán 19 con mujeres trabajando en sus casas, además ocupándose de sus hijos, y apenas 1 foto de un varón  en una actitud similar. "Acuérdense que Google lo que tiene es inteligencia artificial y te repite lo que pasa en la realidad".        

De acuerdo a los datos, las mujeres también se vieron afectadas en mayor medida en sectores de servicios, el comercio, el turismo, el trabajo doméstico y en el sector informal.

Otro de los grandes impactos de la pandemia en las mujeres se evidenció en el aumento de las llamadas por violencia de género. "Esta es la región con mayor índice de violencia hacia las mujeres en el mundo y Uruguay tiene índices de prevalencia altísimos. Sabemos por la encuesta que hizo el INE que 8 de cada 10 mujeres declararon haber sufrido violencia alguna vez en su vida. Tenemos 108 denuncias de violencia de género por día lo que totalizan 40 mil al año y 13 denuncias de abuso infantil por día. Cifras que nos tienen que interpelar. Y con la pandemia esto se acentuó porque los contextos de aislamiento y confinamiento generalmente exacerban los problemas de violencia. Sabemos que las llamadas al 08004141  aumentaron un 80%, eso pasó en Uruguay en concordancia con lo que pasó en la mayoría de los países de la región".   

ONU, UNICEF y Opción Consultores

 A partir de una encuesta telefónica realizada durante la pandemia, impulsada por ONU Mujeres y UNICEF, a través de Opción Consultores, en hogares con hijos de hasta 18 años de edad, quedó evidenciado que el apoyo a las tareas escolares de los niños y niñas estuvo a cargo de las madres. Las cifras señalan que en el 73% de los casos esa fue la respuesta y tan solo el 10% indicó que quien se ocupó fue el padre.      

Pereira: "Las más perjudicadas son las mujeres"

El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, contextualizó su análisis sobre el impacto de la pandemia en las mujeres y se detuvo especialmente en el mundo del trabajo.  

Recordó que en Uruguay unas 120 mil personas dejaron de buscar empleo y que ese número se incorporará a la cifra de nuevos desempleados por lo que la tasa en el corto plazo podría pasar del 10 al 16% en poco tiempo, cuando la gente crea que hay oportunidades de conseguir empleo en Uruguay. En cuanto a cifras, mencionó que hay cerca de medio millón de uruguayos que tienen problemas de empleo, pero si se analizan esos datos con ojo crítico, "se comprobará que las más perjudicadas son las mujeres". Según Pereira, los motivos son varios: "la mujer sufre el canibalismo del capitalismo, pero también del patriarcado y de nosotros particularmente. Nosotros no hemos asumido totalmente que la defensa del pueblo trabajador tiene que tener una mirada de discriminación positiva o como se le quiera llamar". El presidente del PIT-CNT advirtió que cuando se conozcan datos discriminados del impacto de la pandemia en el trabajo de las mujeres y en relación a los hombres, "las diferencias van a ser alarmantes", aseguró. En este sentido, reveló que mientras los hombres continuaron asistiendo a sus trabajos las mujeres se quedaron trabajando en sus casas, cuidando a sus hijos, en espacios reducidos, pensados para estar un rato y no las 24 horas del día.

En clave autocrítica, Pereira dijo que el movimiento sindical no debe quedarse solamente con el diagnóstico de lo que le sucede a las trabajadoras uruguayas sino que debe actuar. "Tomar nota para organizarnos y accionar en el sentido de evitar la injusticia y no hacerle sentir a la compañera que es un privilegio el haberse quedado en su casa, porque encima que la hacen quedar en su casa, le dicen que es una privilegiada porque tuvo la posibilidad de estar tres meses encerrada comiendo, cuidando a los niños, cocinando, esperando a su compañero y encima le colocan el mote de privilegiada".

Por otra parte, indicó que la violencia machista aumentó notoriamente en el continente. "América Latina es muy violenta especialmente en términos de violencia machista y esto debería desgarrarnos". Según Pereira, todos estos elementos se deben considerar en el contexto de las transformaciones del mundo del trabajo.  

"Hay una cantidad de estudios académicos, sobre todo del primer mundo, pero también en América Latina, que dan cuenta que las mujeres se adaptan mucho mejor que los varones a la tecnología 4.0 e incluso a la nano tecnología. Hay una potencialidad para que una parte de la industria sea tomada como vanguardia por las trabajadoras. Hay un posibilidad en el futuro y yo creo que hay que aprovecharla, por ejemplo con el acuerdo que firmó Inefop con Microsoft, acuerdo que firmó la Cámara Uruguaya del Software con Inefop para la formación, en un caso de 10 mil personas en habilidades digitales y en el otro, para 2 mil vinculadas a las distintas etapas de la creación de software. Son oportunidades formidables para mujeres trabajadoras o para mujeres que todavía no están trabajando".

Patriarcado

Pereira sostuvo en su disertación que Uruguay tiene muchas potencialidades y al respecto, elogió su conectividad y su sistema educativo, pero también recordó algunas vulnerabilidades y deficiencias como la cifra de mujeres en situación de pobreza. Asimismo, remarcó que la violencia y la discriminación laboral se sufre mayormente en las clases donde este tema no está siendo debatido "y este es un dolor que nos tiene que interpelar. Supongamos que las mujeres jefas de hogar no tienen en su agenda los temas de género, sino que tienen en su agenda la sobrevivencia. De esas madres, casi la totalidad de sus hijos está por debajo de la línea de pobreza y ese número amenaza aumentar. En la actualidad, 50 mil niños y niñas orientales están alimentándose en ollas populares y esas ollas están debilitándose a lo largo y ancho del país por más esfuerzo que hagan las organizaciones y las personas. Por tanto, me parece que el movimiento sindical tiene la obligación de tratar este tema hacia adentro de la industria, del comercio, de la educación, pero también tiene la obligación de ir a mirar un sector que nadie lo está mirando o que lo miran entre octubre y noviembre cada cinco años para prometerles cosas que finalmente son muy difíciles de llegar. Un dato duro de esto es el educativo. Cuando dicen que en Uruguay hay fracaso educativo, nosotros podríamos decir que ese dato es real, pero cuando miramos quiénes fracasan, no fracasa la gente que vive en este barrio, fracasan las periferias del todos los departamentos del país. Y más allá de lo estadístico, ese es un dato doloroso".

Pereira apuntó que aquella escuela pública en la que en un banco se sentaban hijos de empresarios y trabajadores de todos los sectores de la sociedad, "ya no existe más", señaló. "Y este es uno de los problemas más importantes que afronta la sociedad uruguaya", acotó.

Para el presidente del PIT-CNT, en el Uruguay de hoy, "la pobreza tiene cara de mujer joven y con hijos" y en este sentido, recordó que la Universidad de la República ha realizado estudios académicos sobre talla, tamaño y peso en niños de entre 4 y 6 años en los contextos desfavorables "y los datos dieron desastrosamente mal. Cualquiera de los que está acá va y se toma un ómnibus y visitas escuelas de contexto y ve niños más pequeños, más delgados, de los que ve en este contexto. Dicho esto que es  desgarrador, también provoca que se valoren este tipo de iniciativas como la de Industria Integrada, para que se realicen actividades de formación vinculadas a la formación y el rol que debe tener la mujer en el movimiento sindical. Algunos cambios se han dado, la participación de la mujer en el Secretariado Ejecutivo, comparada con los años 80 es absolutamente brutal. Hoy la mitad del Secretariado está conformado por mujeres. Y esto no debe quedar allí. En mi sindicato (FUM-TEP), mayoritariamente femenino, en la década del 80 éramos 12 varones en 15 miembros (de la dirección) y hoy somos 2 varones en 15 miembros. Esos cambios se vienen dando, el problema es no permitir que esos cambios decaigan, porque obviamente que hay compañeros nuestros que no entienden esto, que no les parece que este tema sea importante, que no les parece que esta contradicción sea importante. Mientras que los varones sufrimos la violencia del capitalismo, las mujeres sufren la violencia del capitalismo y la  del patriarcado", sentenció.

 

Modificado por última vez en Viernes, 17 Julio 2020 20:40
Inicia sesión para enviar comentarios