Blanquillo firma

Jueves, 14 Enero 2021 19:40
Valora este artículo
(5 votos)

En Blanquillo todos se conocen. Lugar pintoresco, enmarcado por tonos pasteles y matices insospechados de verde, conjugados con pinceladas ocres, azules y grises que acarician el paisaje del lugar. Blanquillo es un pueblo del departamento de Durazno en el que viven unas 1200 personas. Lleva su nombre por un arroyo cercano que está rodeado por un monte nativo de Sebastiania Brasiliensis, más conocidos como «los blanquillos». Allí todos se conocen. Y saben cómo piensa el vecino y la vecina de casi todas las casas del pueblo. En Blanquillo, la gente del pueblo sabe casi todo de los demás. Acaso por ello, Marina pensó que la mejor forma de recolectar firmas para derogar los 135 artículos de la LUC no era colocar una mesa en la plaza ni hacer mucho ruido como para no incomodar a nadie. Marina decidió salir casa a casa, puerta a puerta, a ver a sus conocidos más cercanos, con los que sabe que puede hablar con confianza, sin vueltas, sin miedo a represalias y charlar de sus preocupaciones -que en muchos casos son compartidas- de los aspectos «tenebrosos» de esta ley «espantosa». Marina sabe bien cómo es la gente de allí. Divina. Humana. Tranquila. Eso es lo que adora de su pueblo. Pero el poder es el poder. En el Capitolio o en Blanquillo. El poder casi siempre impone sus reglas. Y en ocasiones, de manera impiadosa. 

 

 

Marina Corena nació en Blanquillo, igual que sus papás que también son de allí. Ella dice que ese es su lugar en el mundo aunque deja un ínfimo huequito para la duda, por si acaso. Solo una vez se fue por razones laborales y se vino a Montevideo, pero eso duró poco. A los dos años le dieron de baja en la Policía y se volvió a su casa. De niña fue a la Escuela N° 32, «Maestro Agustín Ferreiro» a la que ahora concurren sus dos hijos. Casi todas sus maestras se jubilaron menos una que sigue trabajando y también fue maestra de uno de sus hijos. “Tratamos de no hablar mucho de cómo me portaba yo en la escuela con los deberes y en clase para no quedar pegada delante de mis hijos” (risas). Mejor no hablar de ciertas cosas. Ahora Marina es una comerciante reconocida en su comunidad. Y en sus ratos libres sale a juntar firmas para derogar los 135 artículos de la LUC. “Por ahora voy a ver a los conocidos que ya sé cómo piensan, vamos a asegurar esas firmas. Después habrá tiempo de salir a hablar con otra gente para conversar sobre la LUC”. Su militancia es en las calles y con las familias. Trata de no mezclar su actividad comercial con la militancia social porque en la campaña electoral a través de su Facebook personal hizo algunos «vivos» y hubo quienes «le pasaron factura» por pensar distinto.

Marina dice que es fundamental informarse para poder dialogar sobre la LUC con las vecinas y vecinos. Que todo juega en contra. La pandemia y los miedos que tratan de agitar. Y que seguramente uno de los aspectos que los gobernantes machacarán es el tema de la inseguridad. Que ese fue «el caballito de batalla» con el que ganaron las elecciones y con eso «asustarán» nuevamente a la gente. “Ya bastante circo hicieron los medios asustando a la gente en los últimos años, así que seguramente eso será lo que volverán a hacer”. Según su percepción, el miedo y la inseguridad fueron usados políticamente para asustar a los votantes y eso en el interior se percibe de manera más evidente. También sostiene que en algunos lugares del interior hay una mirada sesgada hacia los sindicatos. “Lo que pasa es que acá la costumbre siempre fue tener a la gente «en negro», y si alguien reclama que le paguen lo que le corresponde por derechos laborales sabe que después le va a costar carísimo, que seguramente no lo tomarán de otro trabajo”. Hay casos dolorosos de familias rotas por la situación económica, que Marina conoce de primera mano y trata de apoyar como puede porque la sindicalización para defender los derechos de los trabajadores es dinamitada de manera persistente por los dueños del poder local.

“Acá la principal fuente de trabajo es la Intendencia. Son de los peores salarios municipales del país. Y ahí hablar de paro es mala palabra. Hay persecución laboral, política, pero los trabajadores tienen muy poco margen, falta trabajar ahí en concientizar a la gente para que comprenda que no se pueden dejar amedrentar, que la solución siempre es con la organización sindical”. 

Viejos fantasmas

El «cuco» fue un gran aliado de abuelas y bisabuelas para que los más chiquitos tomaran la sopa. Un fantasma de otra época, de otros tiempos muy pero muy lejanos. Algo malvado que se utilizaba como forma extorsiva para lograr algo. Que un niño tomara un remedio para la fiebre por ejemplo. O que comiera verduras de colores sospechosos y olores aún más sospechosos. Artimañas de otros tiempos. ¿De otros tiempos? Al parecer, en Blanquillo el cuco vive y lucha. Según contó Marina al Portal, “acá hay gente aterrorizada, que no quiere que vayas a su casa. A alguna gente le da miedo poner su credencial y la huella; se persiguen y tienen miedo que los echen del trabajo. La gente de campaña es difícil. No está fácil abrir algunas cabezas y cambiar los miedos que tienen incorporados de tantos años. La gente tiene miedo a las represalias. Comen en el comedor de INDA y piensan que si los ven haciendo algo que al intendente no le gusta, les pueden sacar la comida. ¿Cómo les hacés entender algunas cosas cuando tienen esos temores? Cuando las elecciones, había gente que iba por allí y en voz baja les decía «mirá que si votás mal se te termina la comida». Acá sigue existiendo eso de asustar a los más viejitos con que les van a sacar la jubilación. ¿Y cómo les hacés entender que eso no es así? Lo que pasa es que juegan con la ignorancia de la gente. Así asustan acá a la gente de campaña”.

En este contexto, en su pueblo, Marina sale cada día a juntar firmas de vecinos y vecinas de Blanquillo.

Y está convencida que se van a lograr las 700 mil firmas necesarias para derogar 135 artículos de la LUC.

“Yo aportaré algunas de acá, de Blanquillo, tal vez no serán muchas, pero suman. Todas suman”.

Modificado por última vez en Jueves, 21 Enero 2021 18:43
Inicia sesión para enviar comentarios