La Patria de Artigas

Viernes, 09 Octubre 2020 14:54
Valora este artículo
(15 votos)

En un contundente alegato en defensa de la industria nacional y el empleo de calidad, el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, dijo esta mañana en la movilización de los sindicatos industriales que el camino para salir de la crisis actual pasa indefectiblemente por un Estado que adopte medidas contracíclicas, que invierta en obra pública, genere trabajo, desarrolle la industria a través de distintas herramientas como las compras públicas en función del desarrollo de proveedores e industriales nacionales “que generen trabajo aquí”, y que se apunte directamente a fomentar el cuidado y la defensa de la mano de obra y el trabajo de calidad.

Abdala subió al estrado que se levantó frente a la Torre Ejecutiva, vestido con su mameluco de metalúrgico, ya que esta semana fue retomado en su trabajo en Tsakos Industrias Navales, luego de un período en el seguro de paro. 

En su intervención, Abdala abordó los distintos temas de la agenda país, hizo una fuerte defensa del rol del movimiento sindical como articulador de propuestas y permanente constructor de diálogo, no solamente con los gobiernos de turno sino con todos los actores de la sociedad de “la Patria de Artigas”, tal como mencionó.

Antes de referirse a las urgencias del presente, Abdala contextualizó la actual coyuntura nacional con los procesos históricos, y en este marco, recordó la obra de don José Batlle y Ordóñez a principios del siglo XX, el periodo de industrialización del país con la sustitución de importaciones, a mediados de década del 40, y el impulso transformador en materia de legislación laboral como la ley de negociación colectiva,  de los gobiernos que tuvo el país entre el año 2005 y el 2020. “Fueron procesos que tomaron en cuenta los intereses de las grandes mayorías de la población trabajadora”, mencionó. “Pero no es casualidad y hay que decirlo le duela a quien le duela, que no es casualidad que cada una de estas etapas intensas en crecimiento y algo de distribución  del ingreso, fueron sustituidas por la revancha concentradora que llevó al mecanismo del freno y de la reacción contra Don José Batlle y Ordoñez, los conciliábulos que llevaron a la dictadura de (Gabriel) Terra, donde muchos apellidos actuales gobernantes ya estaban contra el periodo de industrialización”. En ese marco, Abdala cuestionó además a quienes fueron los responsables del desembarco del FMI en el Uruguay, así como también, “el asesinato de Líber (Arce), Hugo (de los Santos) y Susana (Pintos), la dictadura fascista y el neoliberalismo”, señaló. “Y ahora, porque tenemos que caracterizar bien las cosas, hay un gobierno que tiene una naturaleza de clase, que representa determinados intereses que vienen a ajustar cuentas precisamente contra los intereses de los trabajadores y del pueblo”. El secretario general de la central sindical dijo que “el dilema del impuso y su freno”, se supera “con conciencia de clase, con organización, movilización, lucha, diálogo, negociación, llegando a las grandes mayorías nacionales y populares a lo largo y a lo ancho del país. Nuestra clase trabajadora cumplirá su rol histórico de emanciparse, emancipando a las grandes mayorías del país”.

Respuestas

Abdala saludó a los sindicatos industriales por la movilización, así como también a los trabajadores y trabajadoras del SUNTMA y de los distintos sindicatos que participaron de la actividad, incorporando sus reclamos y realidades angustiantes en materia laboral. Reclamó al Poder Ejecutivo medidas y sensibilidad para atender las urgencias de la población y en este punto, reiteró la propuesta del movimiento sindical y la Intersocial para que se implemente un ingreso básico de emergencia “que les llegue a todos y cada uno de los desposeídos y las desposeídas de esta Patria de Artigas, con un salario mínimo nacional para que esa gente no caiga en el hambre, ni en la pobreza, ni en la desazón y la angustia de no poder llevar un pan para los gurises”. Al respecto, recordó los datos que difundió la CEPAL que dejaron en evidencia que Uruguay es el país que invirtió menos recursos para atender a los sectores más desfavorecidos durante la pandemia, y remarcó que el dinero que deberían percibir los sectores más vulnerables a través de un ingreso básico en la emergencia se volcaría “al almacén del barrio”, al “boliche” y eso generaría más trabajo en el mercado interno, también beneficiando a pequeños comerciantes y productores, por lo que “sería un factor de dinámica y de reactivación”.

Sin embargo, Abdala advirtió que el actual gobierno “pretende un reajuste contra los trabajadores y el pueblo, y eso no es teoría, ni manija política. Quiero que reflexionen en lo siguiente: el presidente de la República en la ARU, luego del discurso del titular de la ARU que naturalizó la desigualdad que existe en la sociedad capitalista, dijo una frase que a mí me hizo reflexionar. Dijo: «yo estoy con el campo» y yo me pregunto, los pequeños y medianos productores a los que se le enajena el Instituto Nacional de Colonización entregándolo al servicio del agro negocio, ¿de dónde son? ¿De la Luna? ¿De Marte?”. Y me pregunto, nuestras compañeras y compañeros de la naranja que trabajan zafras chicas, ¿en dónde trabajan? ¿En Nueva York? ¿Acaso ellos no son del campo?”, interpeló. “Entonces no hay un solo campo, hay clases sociales en el campo y nosotros pedimos que inmediatamente se resuelva el seguro de paro que nuestra gente de la naranja está reclamando”, porque según explicó, el movimiento sindical  ineludiblemente tenderá su mano a los asalariados rurales, porque “somos la misma cosa”.

De pie

Entre banderas, pancartas y consignas, el paisaje de la Plaza Independencia exhibió diversas postales militantes en modo selfie de compromiso militante compartido, en una masiva concentración sindical de estricto cumplimiento de las medidas de distancia física y uso casi absoluto de tapabocas, que por cierto, pintaron de colores intensos la presencia de cada sindicato en tiempo de movilización. Precisamente, Abdala se refirió a la actitud militante y el rol del movimiento sindical. “Si alguien pensaba que en esta Patria de Artigas era posible tener una clase obrera adormecida, amortiguada, sin voluntad de lucha, pues tal  vez vivía en otro país o en otro planeta”, remarcó.

“También está claro que esta clase trabajadora que se maneja desde la independencia de clase, que la forma en que nosotros pensamos y nos organizamos es un acto de liberación conceptual con respecto a la hegemonía de las clases dominantes, y que actúa independiente, autónoma, que no pedimos permiso a la hora de tomar nuestras decisiones y es autárquica, porque nos organizamos como entendemos corresponde, nuestro PIT-CNT ha resuelto abrir un proceso de construcción de una Comisión Nacional pro referéndum contra la llamada Ley de Urgente Consideración”. Abdala aseguró que las trabajadoras y los trabajadores “nos pelaremos los talones, lugar de trabajo por lugar de trabajo, zonal por zonal, departamental por departamental de los trabajadores, visitando cada familia, para que quien decide en última instancia si esta ley se mantiene sea efectivamente el pueblo uruguayo en un plebiscito”. Sobre la decisión que adoptó la Mesa Representativa Nacional Ampliada (MRNA), argumentó que la LUC plantea un escenario de ajuste contra la clase trabajadora. “Si le va bien a los trabajadores le va bien al pueblo, si tenemos negociación colectiva y Consejos de Salarios, si ajustan las pasividades, si el pequeño comerciante y el pequeño productor agropecuario venden (sus mercaderías y producción), le va bien a las grandes mayorías”. Sin embargo Abdala denunció que hay quienes están enfrascados en apuntar contra el movimiento sindical y cuestionan su legitimidad. En este sentido, dijo que hay quienes se escandalizaron y preguntaron con qué derecho el PIT-CNT se plantea convocar a un referéndum contra la LUC. “Inclusive algunos legisladores (sostienen) que al parecer, los trabajadores no tenemos derecho a intervenir en los asuntos económicos y políticos”, aunque se trate de normativas que luego impliquen la rebaja salarial o la represión de las medias sindicales.

“Tenemos que ser muy claros, porque seguramente hay alguna gente nostálgica” que pretende decir que las movilizaciones como la de los sindicatos industriales, “deberían  ser ilegales”, explicó. En este punto, se detuvo a recordar que durante la dictadura los sindicatos debieron resistir y actuar en la clandestinidad, “entregando la sangre de sus mejores hijos a los efectos de defender la democracia que le permite a estos señores  hablar torpemente de la legitimidad o no del movimiento sindical”, enfatizó. “Con absoluta claridad les decimos que del mismo modo que el movimiento obrero frente al fascismo, no solo habló de democracia sino que defendió la democracia con la huelga general, hay que decirle a estas lecturas nostálgicas y fascistizantes que se saquen con peine fino si creen que el movimiento obrero no dará toda la lucha que debemos desarrollar dialogando con nuestro pueblo”, remarcó.

Por último, Abdala informó que luego de la concentración se le iba a entregar al presidente de la República una carta con algunos puntos específicos, “porque siempre, incluso en lucha, igual apelamos al diálogo y a la negociación”.

 

Modificado por última vez en Viernes, 09 Octubre 2020 15:59
Inicia sesión para enviar comentarios