La FUS entiende que el accionar de anestésicos quirúrgicos es “un atropello a la democracia” y un “chantaje” a la población

Viernes, 07 Diciembre 2018 17:20
Valora este artículo
(0 votos)

La Federación Uruguaya de la Salud (FUS) rechaza categóricamente la medida resuelta por el Sindicato Anestésico Quirúrgicos (SAQ) de no operar y no realizar ninguna práctica quirúrgica por 48 horas por entender que “es de extrema gravedad” al tomar a la población de rehén de sus reclamos. Según explicó al Portal del PIT-CNT, Jorge Bermúdez, secretario general de la FUS, el accionar del SAQ debería recibir una “respuesta política total y contundente” incluso mayor a la declaración del Ministerio de Trabajo (MTSS). “Los sectores anestésico quirúrgicos son una corporación empresarial,  son médicos que se han recibido en la Universidad de la República paga por todos los uruguayos, que hoy tienen salarios de entre 400 y 600 mil pesos por mes en cada uno de los lugares en los que trabajan y en algunos casos trabajan en tres y hasta cuatro lugares” subrayó. Bermúdez remarcó que los médicos del SAQ “han decidido tomar de rehén a la población, chantajear a la población eligiendo en un conflicto insólito, señalando dónde operan o dónde no operan durante estas 48 horas. Todo esto invocando una supuesta representatividad en el marco de los Consejos de Salarios”.

El dirigente recordó que en Uruguay la negociación colectiva es por rama de actividad y no por profesión. “Los anestésico quirúrgicos pueden jugar a ser los primos de dios si quieren, pero para el vulgar de los mortales, quienes representan a los trabajadores en la negociación colectiva es el Sindicato Médico del Uruguay y nosotros no vamos a dar lugar a ninguna negociación por profesión, porque eso sería el inicio de la ruptura de la negociación colectiva en el Uruguay” subrayó. Asimismo, Bermúdez explicó que los integrantes del SAQ “defienden intereses de poder”. En tal sentido, remarcó que “están chantajeando a la población cuando dicen que defienden intereses gremiales, no es así.

Defienden intereses de poder, defienden intereses de statu quo, es decir, pretenden seguir haciendo las fortunas que están haciendo a costa de la salud de los uruguayos, y decidiendo una medida insólita durante 48 horas en la que indican en dónde operan y dónde no operan. Aunque mejor dicho, hoy operan en una sola institución de salud privada con la cual han llegado a un acuerdo de reconocimiento y no operan en el resto de las instituciones ni públicas ni privadas del país. Nos parece un atropello a la democracia y por lo tanto creemos que el Poder Ejecutivo debe de tomar decisiones importantes en este sentido” acotó.

Para el secretario general de la FUS, el hecho de encontrarnos en un año electoral condiciona algunos temas pero hay que hablar en términos frontales. “Está claro que estamos en la puerta de un año electoral, pero la salud de la gente no conoce de años electorales ni de años bisiestos. La salud de la gente precisa que la atiendan todos los días. Es más, si los trabajadores no médicos de la salud privada tomamos una medida de éstas, la prensa hoy estaría titulando escándalos a toda tapa y sin embargo a casi nadie se le ha movido un pelo” puntualizó. Finalmente, Bermúdez remarcó que los trabajadores quieren dejar en claro que “detrás de supuestas reivindicaciones gremiales lo que hay es la defensa de intereses del poder político y económico de sectores que siguen creyendo que la salud es una mercancía y no un derecho de la población” concluyó.

Modificado por última vez en Viernes, 07 Diciembre 2018 18:00
Inicia sesión para enviar comentarios