Usted está aquí:Sala de prensa/Noticias/Ejecutivo del PIT-CNT hará gestiones para tratar de evitar el cierre de Fanapel
Viernes, 17 Marzo 2017 15:54

“Colacho” (UTAA): “Raúl fue un hombre que pensaba y quería la revolución”

Nicolás “Colacho” Esteves, dirigente histórico de la Unión de Trabajadores  Azucareros de Artigas (UTAA), con motivo de cumplirse ayer jueves 16 un nuevo aniversario del nacimiento de Raúl Sendic, recordó en el Portal la trayectoria sindical y política de quien liderara en la década del ´60 la organización obrera del sector rural y se convirtiera en uno más de la organización gremial. Subrayó que Raúl se destacó en el movimiento sindical por “su compromiso y participación permanente en las luchas y huelgas que llevaron adelante los trabajadores, era un trabajador más. En Bella Unión muchos en lugar de decir sindicato decían sendicato”, contó a modo de anécdota.

“Sendic era un hombre que pensaba y que le daba respuestas a los trabajadores a la hora de hacer sus reclamos inmediatos. Pero también impulsaba a la clase obrera a conquistar un mundo distinto. En la lucha por la tierra quedó claro y UTAA tomo con fuerza esa idea. Desde el punto de vista de la organización fue un referente de la horizontalidad, de la participación y de la confianza del obrero que tenía a su lado. Eso le dio la posibilidad a un sindicato como UTAA, un sindicato rural que está perdido en un punto bien aislado del Uruguay, poder sobrevivir a lo largo de muchos años. No sólo generaba confianza sino que confiaba en los trabajadores y se apoyaba en ellos. En su etapa política siempre tenía más confianza en los compañeros trabajadores y eso determinó que muchos compañeros rurales se sumaran a la lucha política. Lo cierto es que Raúl fue un luchador por una sociedad socialista”, dijo de forma categórica Esteves.

Para el hoy asesor de UTAA uno de los aportes más importantes de Sendic fue la defensa de los derechos de los trabajadores que por lo general vivían en situaciones casi de esclavos, trabajando de sol a sol y donde no se les respetaba sus derechos. En el ´60 su escritorio, por donde pasaban cientos de personas, estaba instalado en el sindicato de Paycuero. En el ´57 y ´58 participó en la huelga remolachera. Por esos años con un grupo de militantes sindicales del PS se trasladaron a Salto y crearon la Unión de Regadores y Destajistas del Espinillar. Cuando este grupo se instala en Bella Unión se comienza con un trabajo que logra en 1961 la creación de UTAA.

“Colacho” agregó que las primeras marchas hacia Montevideo en esos años la realizaron los trabajadores arroceros del Este. En esa época Raúl se convierte en un “elemento importante para los trabajadores ya que es el impulsor de la creación de los sindicatos y su asesor. Por lo que su gran aporte es ayudar a definir los programas reivindicativos y de acción de los trabajadores. Hay que tener presente que el trabajador rural en aquella época estaba, prácticamente, privado de todos los derechos. Por lo que conocer las leyes existentes y exigir que se respetaran era muy difícil si no había alguien que los orientara, los organizara.

El asesor de UTAA destacó que en la primera huelga que se hace en Bella Unión en enero de 1962 Raúl está de forma permanente participando de la misma. En esa oportunidad los trabajadores de las plantaciones junto a sus familias realizaron un campamento en el monte Itacumbú durante unos tres meses. Este tipo de participación llevó a que muchos de los trabajadores que utilizan mucho el portuñol llegaran a decir sendicato en lugar de sindicato. Hay que reconocer que la huelga fue muy exitosa porque se lograron obtener la totalidad de las reivindicaciones que se referían a la defensa de los derechos laborales. Se le dobló el codo a la patronal con argumentos legales y de derecho”.

En la década del ´60 hizo prioritaria la lucha por la ley de ocho horas para el asalariado rural. Cuando en 1962 se realiza una marcha hacia Montevideo los trabajadores comienzan a sufrir un gran hostigamiento de muchos y “medios de comunicación como El País acusa a los manifestantes de quemar una escuela, algo que era totalmente falso. Lo que no informaron estos medios fue que a compañeros que iban en la marcha les quemaron sus casas. En esta oportunidad una de las centrales sindicales que había en el país, que era amarilla, llevó adelante un papel importante en contra de los trabajadores que marchaban en reclamo de sus derechos”

Génesis del trabajo codo a codo

“Colacho” recordó que a Sendic lo conoció cuando era estudiante de secundaria en Paysandú, en momentos que militaba en el Centro Único de Estudiantes Sanduceros (CUES), en épocas que se discutía mucho de política y los estudiantes tenían mucha avidez de involucrarse. “En esos años un compañero me conectó con Raúl que era el representante del Partido Socialista (PS), en especial de la juventud socialista (Juventud Socialista del Uruguay – JSU), y que integraba una camada de jóvenes que renovó el Partido; entre los que se encontraban José Díaz, Reinaldo (Polo) Gargano, Guillermo Chiflet, entre otros. En esos años se fijó una línea de trabajo que priorizó la actividad sindical en el movimiento obrero rural. La resolución fue designar militantes partidarios a organizar sindicatos en un sector que era sumamente explotado”.

Agregó que “el primer lugar que se participó fue en el Sindicato Único de Arroceros (SUA) en el Este y el encargado de llevar adelante la parte organizativa fue Leguisamo, que era un obrero metalúrgico. “En este gremio Raúl realizó las primeras experiencias y comenzó con su vínculo en el movimiento sindical. Ya en Paysandú llevó adelante una actividad muy fuerte como asesor jurídico de los sindicatos. Tenía que trabajar con un abogado porque era procurador y no tenía el título de abogado, de todos modos era el que llevaba adelante las gestiones y redactaba los escritos de las demandas que necesitaban la firma del profesional acreditado”. 

Valora este artículo
(2 votos)
Modificado por última vez en Viernes, 17 Marzo 2017 16:27
Inicia sesión para enviar comentarios