La revolución silenciosa

Jueves, 11 Octubre 2018 16:03
Valora este artículo
(4 votos)

Para quienes asistieron a la primera clase de lenguaje de señas en el Zonal Aguada del PIT-CNT, el pasado jueves seguramente quedará grabado para siempre en sus vidas. No fue una actividad más como tantas que realiza semanalmente la central en su permanente contacto con la sociedad. Fue la primer clase de lengua de señas en el marco de una iniciativa que promueve la Secretaría de Discapacidad del PIT-CNT. En una primera instancia, las clases se brindarán todos los jueves de octubre en el local del Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines (SUTCRA) aunque debido a la respuesta de la gente ya se está trabajando en coordinar otro grupo para noviembre.

Según explicó al Portal Viviana Núñez, dirigente nacional del SUTCRA y secretaria de organización del Zonal Aguada, cuando se abrieron las inscripciones para el taller de lengua de señas nunca se imaginaron la respuesta tan contundente de vecinos, vecinas y militantes que manifestaron rápidamente su deseo de formar parte de las clases. “Casi no tuvimos tiempo de difundir y pensamos en armar un grupo acotado, de unas 50 personas, en el espacio que teníamos, con todas las comodidades para que las clases se desarrollaran en el mejor entorno pero llegó mucha más gente, incluso muchos que ni se inscribieron y se arrimaron y lógicamente no podíamos dejarlos afuera” explicó. A pesar que el número de participantes superó ampliamente las expectativas y lo previsto por la Secretaría de Discapacidad, el resultado fue catalogado de “excelente” y el entusiasmo generó que ya se esté armando un nuevo grupo para noviembre. “Se trabajó precioso, fue apenas la primer clases y fue hermoso, la participación, las ganas, el entusiasmo, todo lo que se generó y lo que seguramente seguirá sucediendo en las restantes clases de cada jueves de octubre” agregó. Según Núñez, mucha gente que se arrimó a participar del taller “ni siquiera pertenece a un sindicato”, sino que son “simples vecinos y vecinas” que se anotaron cuando se enteraron porque tienen necesidades familiares de aprender a comunicarse con personas sordas, hipoacúsicas o discapacidad auditiva. “Mucha gente no tiene la posibilidad de realizar un taller de estas características y tampoco es que haya muchos lugares a nivel barrial para que se arrimen a hacerlo, y por ello es que el movimiento sindical entendió que había que hacer algo abierto y cercano a la gente” acotó.

Del barrio y no tanto, decenas de personas fueron llegando el jueves 4 al taller en el Zonal Aguada. Una señora llegó desde San José porque dijo tenía "necesidad" de inscribirse. Ella no tiene familiares con discapacidad auditiva. Simplemente trabaja en el hospital de San José y muchas veces en la atención de pacientes ha comprendido la necesidad poder comunicarse y saber al menos lo básico de lengua de señas para poder brindar la primera contención. Por eso se inscribió y decidió venirse desde San José todos los jueves de octubre hasta el taller que se brinda en el local del SUTCRA.

Los referentes del Zonal Aguada están tan entusiasmados, que más allá que el taller está pensado “de puertas abiertas, hacia fuera y para los demás” incluso algunos se inscribieron para poder aprender el lenguaje de señas. Viviana Núñez admitió que el primer día estaba muy nerviosa. “Lo que pasa es que había tanta gente que yo quería que todo saliera bien y que la gente se sintiera cómoda y que los compañeros pudieran trabajar de igual sin inconvenientes y la verdad que fue hermoso, se armaron pequeños grupos y nos sentimos muy orgullosos de la actividad”. Núñez también contó que “la gente se fue muy agradecida”.

El futuro

Si bien este primer taller está integrado por jóvenes, adultos y personas mayores,  se está pensando en armar uno específicamente dedicado a niños y niñas. “Ellos aprenden todo mucho más rápido que los adultos, por los compañeros y compañeras de la Secretaría de Discapacidad nos explicaron que no era aconsejable ahora en esta primera experiencia incluir a niños y niñas. Pero seguramente en un futuro cercano se hará otro para que los más chicos aprendan lengua de señas”.

Núñez está convencida que lo que han comenzado a hacer es removedor por donde se lo mire. “La gente terminó aquella primera clase con mucha emoción, todos terminamos muy agradecidos, le expresamos a los compañeros de la Secretaría de Discapacidad nuestro agradecimiento primero con gestos y señas y luego como no nos aguantamos empezamos a aplaudir y a decir gracias, gracias, gracias”.

Galería de imágenes


 

Modificado por última vez en Viernes, 12 Octubre 2018 14:58
Inicia sesión para enviar comentarios